Archivo para sueños

Sigo viva

Posted in Dama del fuego, Ideales, Manías, Suicidio with tags , , , , , , , , , , on 16/03/2010 by damadelfuego

Me gustaría poder contar otra cosa, pero lo cierto es que estoy tristísima, malhumorada y que no tengo mucho que aportar. Llevo varios días por los suelos y encima las personas que más se preocupan por mí son las que peor lo pasan, con lo cual tampoco es que me sienta muy bien 😦

Estoy intentando aguantar hasta finales de abril para ver qué me dice la médica. No espero grandes sorpresas, sólo pediría que me dijese que en poco tiempo volveré a estar bien. Es verdaderamente frustrante. Me está costando un esfuerzo enorme mantenerme en contacto con la gente, porque, si soy sincera, no me apetece hablar con nadie. Intento darle la espalda al malestar, ilusionarme con cosas nuevas, pero para qué nos vamos a engañar? Estoy derrotista y me doy asco a mí misma.

El otro día me pasó algo que me hundió. Fue la cosa más tonta del mundo (vamos a ver si analizándolo lo consigo ver de otro modo menos penoso):

Charlaba con un amigo y él intentaba darme consejos para que me sintiese bien. Me decía, a ver, deja de pensar en (una cosa) y piensa en tí, piensa en tu vida: ¿Qué te apetece hacer?

-¿Cómo que qué me apetece hacer? No sé.

-Sí mujer, ¿qué te gustaría hacer?

-Es que no lo sé. Realmente no sé qué me gusta hacer ya que hace tiempo que no elijo qué quiero hacer. Me apetece hacer lo que “tengo que hacer”.

-Coño! ¿Quieres dejar de pensar en los demás?

-No sé.

-Pues ya sabes. Averígualo: ¿Qué te gustaría hacer?

Recuerdo que una vez salí de una película en el cine. Llevábamos 10 minutos viéndola y yo había tenido suficiente. La había elegido el grupo, la mayoría. Yo no había votado por esa. No obstante la intenté ver con ganas pero mi estómago estaba sensible ese día.

La cuestión es que éramos un grupo grande y yo me había sentado junto a un chico que también se estaba poniendo verde, teníamos el estómago del revés.

Así que por alguna extraña razón se juntaron los planetas. ¿Nos vamos?, nos dijimos. Y así hicimos. El resto del grupo se quedó un poco pillado cuando se lo dijimos, pero era bastante comprensible. Lo mejor quizás fuese que ese día no me importó hacer lo que me apetecía.

En la sala de al lado estaban proyectando una peli juvenil de fantasía. Le explicamos al chico de las entradas y no puso pegas. Así que entramos, vimos la peli y sentimos que había sido una decisión acertada.

Al salir el grupo tenía la cara descompuesta y estaban histéricos de los sustos de la peli. Este chico y yo estábamos en armonía con el universo y experimentando la ansiada paz. De manera que nos pusimos a charlar con los otros y ver qué tal les había ido y contamos nuestra historia. Al final comprobé que todo el miedo que había tenido de hacer algo que pudiese molestar al grupo, en realidad no tenía por qué ser, cuando haces las cosas por una razón y con el respeto a los demás.

Ese día experimenté una sensación que no había sentido en muchísimo tiempo: la libertad.

El haber elegido lo que “a mí” me apetecía, el haber escuchado por una vez lo que el ánimo me pedía me hizo sentir tremendamente feliz y a la vez triste de haber visto durante cuánto tiempo me había postrado a la voluntad de una persona. (Estúpida yo).

Así que desde ese momento he intentado saber qué cosas quería hacer, incluso llegué a empezar una lista con cosas como: quiero terminar la carrera, quiero aprender inglés, quiero encontrar un trabajo, etc.

Pero a la hora de la verdad siento vergüenza ante mí misma de escribir en esa lista cosas que no sean “de provecho”, sino que tengan que ver con el ocio, ya que siempre acabo considerándolas supérfluas y ridículas. Incluso cuando fantaseo con el hecho de hacer otra carrera, de empezar desde cero, aplasto mis sueños poniendo algo más razonable encima.

Me pregunto si algún día seré capaz de enfrentarme a mí misma y arriesgarlo todo para conseguir hacer lo que de verdad me gusta. Si tendré el valor de decir “esto quiero y no me importan los demás”, como el día de la película.

Me siento patética.

Anuncios

Hazlo por tí!

Posted in Amistad, Amor, Consejos, Dama del fuego, Mundo mejor, Secretos with tags , , , , , , , , , , , , , , on 30/10/2009 by damadelfuego

¿Será porque me acompaña Sabina?… ¿Será porque te he leído?…

¿Será porque ahora estoy sola?… ¿Será porque tienes razón?

Te miento?? … Te he dicho que soy feliz… ¿Lo soy o simplemente te lo digo para creermelo? (Eso me preguntas y me pregunto ahora yo) 

Jajaja, sí, lástima no haber nacido hombre. Quizás eso no asegurara que estuviese contigo, mi niña, jajajaja, pero es bonito que me lo digas. Por supuesto yo también te quiero. Sobre todo porque como tú dices: sin palabras, sin miradas, sin ni siquiera tenernos delante, sin nada, ya sabemos lo que piensa la otra 🙂 Qué sonrisa tan amarga esta. Creo que te miento, mi niña, pero sólo en un matiz:  No tengo tanta fe en conseguir esa libertad que tanto ansiamos (tú para mí, y yo para mí … y para TÍ!)

¿No te das cuenta, pequeña, que estamos igual? Estamos jodidas las dos! Jajaja. Pero aquí seguimos, verdad? Luchando, que no trabajando (  😉 esto va para el único 🙂) por adueñarnos de aquello que dicen que nos pertenece, pero que sabemos que lo tienen los demás en usufructo: nuestra vida.

Digo que no tengo fe, pero no hace falta que lo vea ahora : voy a esforzarme y lo veré cuando ocurra! Conseguiremos la libertad, seremos dueñas de nuestras vidas!

Algún día saldrás de esa situación,  mi niña, ya lo verás, no te rindas.

Venga! Que las dos podemos!

Levántate, dame la mano y corre!!

No hace falta que te diga que es mejor que no mires atrás. Esos esquemas no te sirven y ahora tienes que estar decidida.

Te paras… Coge aire y ¡vuelve a la carrera!

Ya sé que estás cansada! Pero no puedo verte consumiéndote en esa prisión!! Por favor, hazlo por mí, por tu niña. Hazlo por la única a la que acabas llamando con lo poco que acostumbras a llamar… Ay, mala mía! Mira que te cuesta contar con los demás…, siempre en tu mundo de sueños y agua… 🙂

Pero sabes que luego viene un viento helado y te arranca de cuajo de allí. 😦

Dame la mano, cógele a él y vete lejos de allí.

Es curioso cómo la vida nos da y nos quita las mismas cosas a las dos a la vez. Jajaja. ^^

Pero estamos de buenas, mi amor, así que aprovecha y no seas tonta: ponte las pilas y “trabaja” por tu bienestar! Deja de ver monstruos y mira a ese faro tuyo, tu “chico ojalá”, que yo haré lo mismo; pero no podré ser feliz mientras tú no lo seas. Lo sabes (claro que lo sabes), jajaja, sí, tú me dices lo mismo. Y yo te digo “no te preocupes por mí, estaré bien”. ´¡Cuánto nos mentimos por cuidarnos la una a la otra y así evitar “preocupar-nos”! 🙂 Quizás algún día te deje leer esto, pero ahora necesito que no te desconcentres conmigo 😛

Buenas noches, mi niña. Deja eso que estás haciendo y acuéstate: mañana tienes que levantarte y ponerte a estudiar! Hazlo por tí y si no, hazlo por mí que quiero que estés bien… Te quiero. Yo voy a estar bien. Esta vez es verdad 😉

————————-

Y ya ves, después de terminar este papel-post, me doy cuenta de que he ganado muchas otras batallas esta noche: porque lo que podía haber sido tristeza ha sido esperanza y alegría; porque la soledad (porque no había nadie más XD) no ha sido ni hundimiento ni evasión, sino tranquilidad, pintura y reflexión… Y música y baile, jajaja. Aquí sola hago estas cosas!

He ganado esta noche a los ruidos, a las puertas abiertas, al reflejo del espejo y a las corrientes de aire: he vencido al miedo esta noche… O simplemente he vencido la timidez de una victoria pasada. Soy feliz, o si tú lo prefieres, casi feliz, y estoy disfrutando de la victoria: he puesto por segunda vez el mismo disco de Sabina. Hasta a él lo he vencido (Sabina a veces me hunde); hasta el recuerdo del “demonio” cantándomelo lo he vencido (ya sabes de quién hablo).

Y como suele pasar, cuando le sonríes al miedo, desaparece. Y viene de no se sabe dónde un regalo que no te esperabas. Jajaja. Sí, esos son los mejores 😉 Y sí, son los resultados, que vienen con retraso aunque cuando te llegan sabes que te los ganaste hace tiempo y te llegan por no haberte rendido, por no hacer las cosas por los resultados, sino por los principios. En fín, no ha estado pero que nada mal.

… Y ahora llega una canción preciosa de Joaquinito. Voy a bailarla! 😉

(… lo malo de los besos es que crean adicción…)

Esto fue lo que pasó

Posted in Amistad, Amor, Dama del fuego, Mundo mejor, Secretos with tags , , , , , , , , , , , on 15/10/2009 by damadelfuego

Explicaré rápidamente qué pasó con el asunto de la cuadrilla de amigos porque si no, sería injusta, ya que dije todo lo que me había pasado por la cabeza en aquel momento y ahora toca decir en qué me equivoqué. La cosa parece que se ha solucionado bastante bien, así que este post da carpetazo al asunto.

Fue un hecho que no me cogieron el teléfono a sabiendas y que evitaron llamarme después… Peeeero eso lo hicieron hasta poder hablar en persona.

Sus razones: evitarme un mal rato por causa de mi ex novio: se fueron a hacer submarinismo con él y con la chica con la que él se fue cuando cortó conmigo. En realidad la idea no fue de ellos sino de un amigo de todos nosotros, que es tan buena persona que piensa que las heridas del pasado no importan ya. Pero no es así: ni para mis amigos ni para mí… ni para “él”. Total que su puente fue aburridillo. El mío, mejor no recordarlo.

 A mí no me avisaron para que no me enfrentase al problema de ir o no con ellos ni el de aguantar un puente con la parejita feliz si decidía ir.

 Con qué contaban ellos: esperaban tener la suerte de que no llamase, que saliese este puente con mis otros amigos. Y enterarme después que pasase el temporal.

El resultado: yo les llamé el primer día de puente. Estaban en plena excursión y cuando volvieron vieron las llamadas. Al día siguiente volví a llamar. No respondieron: nervios… las explicaciones esperarían hasta vernos. Con lo que no contaban era mi interpretación de las cosas y lo mal que lo pasé esos días. Yo imaginé que me estaban tratando igual que a los que habían hecho el vacío otras veces… Piensas que si se lo pueden hacer a otros, ¿por qué no a tí? Y más con las discusiones de los últimos tiempos acerca de política…

Conclusión: un puente angustioso, incomprensión total de la situación (el factor “ex” no se me pasó por la cabeza ni por casualidad).  El momento de las explicaciones  con uno de ellos, el que más me importa por el tiempo que nos conocemos, fue super íntimo, casí valió la pena el sufrimiento del puente. Me pidió perdón por haber pensado por mí, por haberme ocultado todo y por haberme hecho esperar para dar una explicación. Le expliqué todo lo que había pensado y me dijo que yo no era como los otros a los que le habían hecho el vacío y que las diferencias políticas no eran para él, motivo suficiente para hacer eso. Le dije que, cómo no, les perdonaba.  Por su parte, no se enfadaron conmigo por haber pensado eso, lo vieron lógico desde los datos que tenía para valorar.

Cómo lo veo yo ahora: Actuaron de forma incorrecta pero fue porque ellos consideraban que eso estaba bien, y eso es lo que cuenta, ¿no?

(Happy) End

Retiro espiritual

Posted in Dama del fuego, Ideales, Mundo mejor, Secretos with tags , , , , , , , , on 23/09/2009 by damadelfuego

Hace días que no escribía. Miento. Hace días que no publicaba nada, porque he escrito en folios de papel. Sí, para encontrarme a veces necesito ver quién soy y reconocerme cuando me siento perdida, aunque sea porque reconozco la letra y hasta me sirve para saber si sigo deprimida o mi humor va a mejor… ya sabéis, la inclinación de los renglones (que ha cambiado unos 45º desde que empecé la terapia hasta que la terminé, increíble!! De super pesimista a alegría desbordante!).

Tal y como me recomendó el psicólogo, analizo mis estados de ánimo para racionalizar mis reacciones y darles la dirección y las dimensiones justas, puesto que a veces hacía una montaña de un grano de arena y si me descuido aún me pasa. Por eso me preocupé cuando vi que no quería entrar en Internet. No quería tener contacto con nadie y esto no es algo nuevo para mí. Ya me pasó y lo de evitar a todo el mundo fue algo muy malo que no me ayudó para nada.  Así que he buscado razones y como las meigas, haberlas haylas.

En primer lugar miedo. He hecho una cosa mala estos días y qué mejor manera de librarte de las posibles represalias que no tener contacto con la persona “afectada”. Eso es una huida y no me siento nada orgullosa, ni de huir ni de lo que hice (ojalá se pudiese retroceder en el tiempo, no sé en qué estaba pensando cuando… mentira, sí sé en qué pensaba y aunque las razones eran de peso, no justificaban… Arggg soy maquiavélica 😥  !!! ). Ya sé, ya sé (ay! me lo han dicho miles de veces!!) que soy una exagerada. Una amiga me dijo que seguro que no era para tanto lo que había hecho, pero para mí, sí. Es algo que para mí es deshonroso y pensé que si se descubría mi secreto la única salida iba a ser hacerme el hara-kiri (joder, y no es una de mis muertes preferidas :S)… Por suerte, la cosa no ha pasado a mayores y mi desafortunada acción no ha tenido consecuencias para nadie más que la que escribe (no, no me he hecho el hara-kiri, soy una asquerosa orgullosa con instinto de supervivencia que me hace sentir todavía más vil), y eso es suficiente y me sirve de castigo. El peso de la culpa me ha mantenido en parte alejada de la gente…también de las sonrisas, que a penas asoman ahora por mi cara, tantos días ojerosa.

Por otro lado la presión. Todo el verano estudiando da como resultado la necesidad de vacaciones. Peeero (me acabo de acordar de Yishana y sus peeeeeeeeeeero, un saludo si lo lees, guapa!), peeeeeeero, como decía, hay un plus. Y es la gente.

La misma gente que necesitas tanto ver es la misma de la que huyes. Esto es un poco desalentador para mí, porque todavía no consigo entenderlo: me paso todo el tiempo esperando recibir cariño y cuando álguien me lo da, me agobio de tal manera que estoy un mes metida en mi caparazón.

Creo que la tercera razón es que no soporto las discusiones, estoy cansada de dar explicaciones, de que la gente malinterprete las palabras o las interprete bien sin ponerse en el lugar de los demás… e Internet se presta a estas cosas. Las personas que hablamos más con los ojos, la cara y las manos que con las frases que decimos, lo hemos pagado en el msn. Se pierde taaaaaaaanta información por el camino! Qué decir de la ironía, de la risa… Ufff! Por eso la libertad de expresión a veces pensamos que nos garantiza la comprensión, pero no. Sólo garantiza que te lleguen las críticas. Y yo soy muy sensible a ellas. Tengo el cupo de daños lleno desde los 15, hace tiempo que me cuesta absorber más dolor proveniente de palabras.

Pero creo que lo que peor me tiene no es eso sino que me siento más alejada incluso de unos amigos. Ya lo comenté que estaba fuertecita y que no pasaba muchas cosas, pues bien, no me lanzo a hablar mal a la persona (ese primer impulso no llegó a cuajar) pero me da a mí que tengo mucho más claro lo que quiero y lo que no quiero, en cuanto a personas, igual. Razón ésta para no desear “perder” con personas non gratas, el tiempo que me queda de juventud. Irónico no?? Soy imbécil! A ratos intentando quemar el tiempo para que la vida se acabe en segundos y otros momentos esperando que dure tres veces más de lo que es. No merezco el tiempo que tengo.

Termino ya intentando sacar conclusiones:

Tanta presión no ha sido buena y necesito un tiempecito de relax, aunque cuidar de mis hermanos y la casa no va a facilitarme las cosas. Pero relax, eso es. Luego dedicarme el tiempo que no he dedicado hasta ahora a mis cosas, si me dejan. Así seguro que luego tengo ganas de estar con gente otra vez porque habré compensado la carencia que he creado con el estudio. Si es que es eso, sólo eso. El curso este año ha llevado un ritmo que no habría sido saludable para nadie y a mí me ha afectado. Pero ahora se arregla eso y ya está. Qué facil 🙂

Relax y paciencia con la gente. Todo el mundo tiene cosas buenas y malas y hay que perdonar las segundas y ver y disfrutar las primeras… Aunque eso no quita que mi camino se separe del de algunos colegas, porque esas cosas suceden y sin quedar mal ni nada uno tiene que vivir su vida. Empezar esta vez a vivir mi vida.

Ay, qué tranquila me quedo! Buenas noches a todos!!

No lo leáis, no vale la pena

Posted in Dama del fuego, Mundo mejor, Secretos, Suicidio with tags , , , , , , , , , , , , on 04/09/2009 by damadelfuego

Estoy un poco de bajón.

Ayer estaba feliz con mis niveles de serotonina. Parece que no los mantengo tan mal si tengo en cuenta que no estoy viendo el sol prácticamente, duermo poco, estoy comiendo fatal y explotando la máquina. Si a eso le sumo que el cariño de mis hermanos hace que me toque hacer la faena de la casa prácticamente yo solita, que encima se quejen y pillen rebotes y me hagan luz de gas . Que tenga encima que estar ciñéndome a los horarios que mi madre me quiere imponer y cuando la llamo no pueda quejarme de los tiranos, todo esto sin desquitarme con los amigos, pues bastante bien.

Pero sí, reconozco que ayer me pillé 15 minutos de vacaciones mentales. Apagué un ratito el dispositivo de seguridad y dejé que los virus camparan a sus anchas por mi cabecita.

Qué bien! Un momento en el que nadie me controla. En el que puedo ser yo, aunque sea sólo para soñar con morirme. Joder!! Es que no se dan cuenta lo que están consiguiendo!! Ojalá me muera pronto.

Estuve recordando lo de cúter. Y fantaseé un rato con que me atropellara un autobús: el golpe, cómo sería mi muerte. Joder, lo jodido es que te quedes inválida y luego no poder intentarlo otra vez, mierda!!

Y los dientes, mis dientes. Esa es una de las cosas que más me para. No me importaría tanto romperme los huesos como quedarme sin dientes. Mis dientes, tan perfectos, tan frágiles.

Ahora comprendo el porqué de la interpretación de los sueños con dientes que se suele dar: si se te caen o estropean en el sueño, dicen que tiene que ver con debilidad, enfermedad o muerte. Y es verdad. Lo entiendo desde que tuve un par de sueños así.

El más significativo fue cuando pasada la época de rebotes suicidas, tuve una recaída y una noche se me fue de las manos la cosa. No fueron 15 minutos como anoche, sino mucho más. Estuve horas buscando info por internet y no encontré la manera de saber cómo participar en una ruleta rusa. (Que nadie me lo diga, o puede que lo haga). Busqué, leí, me regocijé en mi mierda, disfruté cada gota de dolor y desesperación que recorría mis células, en el torrente sanguíneo. Casi notaba cómo se esfumaba mi deseo por vivir y cómo esa pasión se iba descontrolando tan atroz que mi conciencia estaba ya entumecida y luchaba en vano. Mi  yo mala se reía de los intentos en vano de mi yo buena porque dejara aquello.

Busqué vídeos de muertes, para acercarme un poco más a mi deseo (como quien busca fotos de los lugares que visitará cuando pueda realizar el viaje que toda la vida ha deseado hacer), para acariciar aquello que es tan fácil de conseguir  y está tan prohibido.

 Es como si el tesoro más grande del mundo estuviese expuesto sin ninguna urna, sin nadie vigilando, sin ningún guardia que se vaya a interponer y tú lo supieses. Como si todo el mundo lo supiese, que nadie te va  a ver. Vas a poder irte con él y nadie te va a decir nada. Pero todo el mundo sabe que el mismo tesoro va a impedirte que lo robes y que lo quites de ahí.  Y no es que vaya a imponerse físicamente, es ligero incluso. Pero sabes que no vas a poder. Es tan gran sacrilegio que la gente sabe que no lo vas a hacer, y si lo haces, no irás muy lejos, lo devolverías en seguida.

Así va esto. Ese “instinto de supervivencia” es el que te dice que no lo vas a hacer porque en el fondo algo pasará que te dará esperanza. Y la esperanza es como una mala hierba, que se coge a la nada y se aferra a ella y se pone a crecer sin que la alimentes, y si la alimentas ya no puedes hacer nada más. Y lo mejor y lo peor es que TÚ quieres tener motivos para tener esperanzas, sólo que no los encuentras. Quieres encontrar lo que buscas y te desanimas porque no aparece, pero sabes que no lo tienes hasta que lo tienes, es decir, que puede aparecer. Que puede faltar una hora o un milenio, pero PUEDE aparecer. No tienes certeza de que siempre la búsqueda sea en vano. Y entonces te engañas y te engañas y piensas que eso que búscas aparecerá. Por eso te sientes imbécil.

Hasta que descubres que está en tu cabeza, pero no lo sabes retener y se llama serotonina. Sólo eso. Joder! ¿Y los demás se sienten siempre así? Como cuando yo tengo la serotonina a niveles normales?? Eso es la polla!!! Joder, y cómo pueden quejarse?????? No tienen ni puta idea de lo que es vivir maldiciendo que has vuelto a abrir los ojos y que otro día has tenido que luchar para ser medianamente ¿feliz? no ilusos! Medianamente normal.

Para no dar el cante cuando de repente, como ahora, te pones a llorar y miras a los coches que vienen con deseo, y abres y cierras el cajón de los cubiertos y sólo ves los cuchillos y ayyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!Lo prometí, prometí que  no haría una lista de las maneras de irse de aquí.

El día que estuve mirando todos esos vídeos que prometían algo que no mostraban, ese día que me desesperé buscando cómo jugarme la vida con el tambor de un revólver, soñé con que se me caían los dientes. Me sentía más débil que nunca y más cerca de la muerte quizás que en otras ocasiones, precisamente por la debilidad de mi ánimo en esos momentos.

Ya véis, y aquí estoy. Jugando a ser feliz. Sonriendo a diestro y siniestro, infundiendo valor a los que se me acercan e intentando creerme yo misma que es posible.

¿Cómo explicar, y que se entienda, que desde que tengo uso de razón recuerdo haber querido morir? ¿Cómo sobrellevar el silencio en el que tienes que vivir porque no puedes contárselo a tus padres, a quienes realmente necesitas? ¿Cómo no destrozar las relaciones personales cuando te piden que vivas por ellos y no vivirías ni por tí? ¿Cómo hacer entender que lo único que quieres no son motivos para vivir, sino comprensión, comprensión de que está dentro de tu cabeza, como un cáncer, que no te lo puedes arrancar? ¿Cómo hacer entender que no es una afición hacia las cosas horrendas, sino una necesidad de soluciones por no poder soportar la situación tan insoportable en la que te encuentras? ¿Cómo establecer diferencias entre la gente “rara” y tú? Tú quieres vivir!!!!!! Tienes más ganas que ellos de vivir porque nunca has vivido!!! Quieres estar bien!!!!! Y te esfuerzas y lo intentas cada día y miras el lado positivo e intentas superarte… Y siempre es tan cansado!! No notas los cambios, es muy lento, como los pasos en los sueños, álguien te amarra y no puedes andar. Es repetitivo: y esto y lo otro. Siempre, constante, inexorable!! Es algo que crece a tu costa, que tú misma estás alimentando como un parásito. Está ahí sin tu permiso y no hay manera de borrarlo. Sólo reducirlo

Puedes tenerlo arrinconado, pero siempre es esa mancha, esa sombra agazapada en tu cabeza esperando que no te des cuenta, que cometas un error, para avanzar. Que no duermas a tu hora la hace crecer. Cualquier cosa.

Y es como si se hubiese agarrado a un órgano vital y supieses que no vas a poder arrancarla sin quitarte a tí misma. Eres tú. Eres tu propio cáncer. Es horrible y atroz.

A esto hay que sumarle la incomprensión de la gente.

Esta enfermedad no se ve. Casi no se nota hasta que estás grave. Y aún así ves los ojos que te juzgan cuando no has podido terminar la carrera cuando tocaba. Cuando has pasado tanto tiempo en letargo, luchando por vivir. Por no destrozar a tu familia. Porque esa es otra. Lo fácil hubiese sido dejarse vencer por el cáncer de tu mente y ya está. Pero no. Has decidido que no se merecen esto. Y te buscas la vida sola. Aprovechando los pedazos de amistad que han ido quedando después de tantos comportamientos reprochables: tantas caras largas injustificadas y el llorar varias veces al día sin motivo y con amargura. Todo.

Ya estoy bien. Suena irónico. No estoy bien, nunca lo estaré del todo. Estoy “óptima”, lo mejor que voy  a poder estar sin medicarme. Pero es algo con lo que naces, es una debilidad física, como un corazón débil.

En fín. Hoy estoy bien. Y tirar toda esta mierda me ha servido para limpiarme. Voy a salir un poquito al balcón a mirar los gatitos del jardín y a que me dé un poquito el sol. Tengo que cuidarme. Quizás vea algún vídeo que me haga reír y me aporte un poquito de mi “hormonita” o lo que sea, la bendita serotonina. “Te lo estás currando” me dijo la psiquiatra cuando le conté todos los trucos que me ayudaban. Sí, eso voy a pensar, que me lo estoy currando. Tal vez eso me anime, la lástima es no poder seguir sumando días sin llorar. Va!, voy a pensar que es por la luna llena 😉

Yo, yo, yo buscándoMe – buscándoTe. ;)

Posted in Amor, Dama del fuego, Mundo mejor with tags , , , , , , , on 31/08/2009 by damadelfuego

Ayer escribí “sin pensar” la entrada. Y como siempre el miedo me invadía al escribirla. ¿Se entenderá lo que estoy diciendo? ¿O, como siempre se malinterpretarán mis palabras? No soy un hacha escribiendo. Es más, alguna vez cometo faltas de ortografía y siento una vergüenza terrible. Es curioso, de pocas cosas siento vergüenza, porque vergonya de fer coses roïns.

Y no, no he hecho nada malo para sentir vergüenza, pero no me gusta parecer una persona exaltada, cuando busco siempre el camino de unión entre las diferencias. Es decir, no soy lo que se suele entender por moderada, pero sí busco el punto medio: la paz frente al conflicto, las soluciones ante las discusiones, como decía Carlinhos Brown: La revolución destruye. La evolución construye.

Pero incluso diciendo estas palabras tan bonitas, tan cargadas de significado y que dan un paso más en el progreso de las ideas humanas estoy temiendo no ser interpretado (Silvio Rodríguez). Sí, temo. Las  personas buscan la tranquilidad y muchas veces es a costa de alejarse del barullo que forma la gente que como yo, va a contracorriente. De hecho, en el instituto empecé a darme cuenta de este hecho y como me pesaba, busqué el problema y hallé una solución bastante satisfactoria. Al menos lo era para la situación en la que nos encontrábamos.

Recuerdo que siempre se estaban haciendo huelgas porque empezaba el proceso de Bolonia y la gente andaba alborotada, pero no sabían por qué.

Yo soy la primera que, si tengo claro algo, no me importa ser la que se lleve las tortas dando la cara por la causa. Pero no voy a defender algo de lo que no estoy informada.

La gente se extrañó cuando se “convocó” (hay qué tiempos aquellos, qué bonita es la ignorancia) una huelga y yo dije que no iría, que me quedaba en clase. No hizo ninguna gracia mi decisión, pero esto se veía amortiguado por la curiosidad que causó mi actitud. “No estoy bien informada para tomar partido” “Pero si sólo es no venir a clase”, comentaban. “Si quiero que tomen en serio mis quejas, no puedo ir sin saber nada del asunto. Si queréis nos quedamos luego a informarnos bien. Hablaremos también con los profesores y que nos expliquen qué está pasando” Caras raras: Esta tía está loca. No le importaría hacer huelga si se queda unas horas más en el instituto para hacer llamadas telefónicas. Se le ha ido la pinza.

Y así fue como me puse a informar a la gente de qué pasaba y qué no. Y la gente empezó a dividirse, primero en dos grupos los que querían estar informados y ser consecuentes y los que realmente lo que querían no era ir a ninguna manifestación para defender una determinada vida de estudiante, sino que se quedarían en casita durmiendo.

Luego, de entre los informados, no todos estaban de acuerdo con la huelga.

Si os interesa, yo no fui a la huelga: todavía me sentía muy desinformada. Así que dejé bien claro que no boicoteaba nada. Que simplemente no estaba tomando parte en aquella querelle. Sentí que aquello era un logro (ya dije que no pensaba esconder mis sentimientos, ni los de tristeza ni los de alegría. Como si estuviéseis en mi cabeza). Al menos la gente se había puesto a decidir por sí misma, en vez de dejarse llevar por lo que otros les decían. Se veía pequeños grupos de estudiantes que en la hora del patio iban a hablar con el jefe de estudios y el ambiente que se respiraba era muy grato. No estábamos muertos del todo.

Pero no siempre ocurren estas cosas, ni siempre se tiene la misma facilidad para intervenir en los pensamientos de la gente.

Por eso, desde ese momento, vi que las explicaciones, los argumentos, tenían mucho más poder a la larga que las arengas. Además era una forma de actuar más lógica y más madura que podía llevar a pasiones más sólidas entre la multitud, que además se siente honrada por ser tenida en cuenta como indivíduo pensante y no masa aborregada.

Las personas tímidas, las personas desconfiadas, acceden a tener una conversación tranquila, mas no siempre escuchan los discursos exaltados y frecuentemente se sienten intimidados y desestabilizados por estas actitudes. Creo que este es el mal de la izquierda en España.

Es por eso que no me termina de gustar el tono que empleé en la entrada anterior, si bien no pienso retirarlo: somos la suma de muchos momentos buenos, malos, acertados, infantiles… Todo ello nos hace crecer. Pienso que no es bueno negarse a una misma, aunque resulte tan difícil a veces no hacerlo.

En fín, no sé si esto habrá aclarado mejor la perspectiva del post anterior o ha quedado todavía más enturbiado. Que quede claro, a: razón más pasión, evolución, paz, libertad, más paz, igualdad, fraternidad, educación, progreso, reflexión, autocrítica, perdón, comprensión, diálogo, puntos comunes, verdad, ecología, respeto, honor, amor, esfuerzo, trabajo, entusiasmo, positivismo, autoexigencia, acción, humanidad.

No a derroche, egoísmo, guerra, contaminación, clases, abusos, vejaciones, desinformación, destrucción, discriminación, desamor, deshumanidad, pasotismo, incomprensión, mente cerrada, masa, violencia, enfermedad, tristeza.

PS: Ya sé que parece que me esté esforzando en demostrar lo contrario, pero no soy una ególatra, sólo que es tan difícil expresar estas cosas sin parecerlo!! (Qué “jarta” estoy de dar excusas y cuántas veces las pedimos)

Interpretación de los sueños

Posted in Dama del fuego, Manías, Secretos with tags , , , , , , , , on 07/08/2009 by damadelfuego

Y aprovechando la incursión de Jekyll y que hoy tengo internet 😛 seguiré posteando.

Un día estaba hablando con una de mis mejores amigas acerca de mi deseo (lo siento, pero no siempre puedo escribir la palabra exacta, supongo que es una defensa de mi mente para evitar recordarla e intentar llevarla a cabo). Le contaba que había incluso soñado con ello, sin ser pesadilla, por supuesto. Y me habló de “morbo”. Decía que yo sentía morbo hacia la muerte.

Me gustaría saber más acerca de esto. Creo que tanto a mi parte buena — la natural, la que busca mi bienestar dando la mano a mi supervivencia — como a mi parte mala — aquella radical y simplista que no sabe encontrar otra solución  a mis problemas que la muerte — les interesaría… o puede que sólo a una de las dos partes, no sabría entonces decir a cuál 😥 

Si alguna persona con conocimientos de psicología o psiquiatría leyese esto y quiere escribir un comentario, o simplemente alguien que haya aprendido de la vida y que me pueda ayudar, se lo agradecería mucho.

Quizás pueda ayudar si relato algo, realmente íntimo, pero… en fín, lo voy a hacer porque quiero estar curada completamente.

Es lo mismo que le conté a mi amiga:

He soñado muchas veces con morir. Cuando era más pequeña el sueño era más directo y creo que ha sufrido una evolución hasta convertirse en el mismo sueño con el mismo significado para mí, pero de mayor y más sutil.

De pequeña soñaba con un monstruo, normalmente una especie de perro gigantesco, que me mordía el cuello y me hacía mucho daño al clavarme los dientes y succionar con demasiada fuerza la sangre (como cuando te hacen un análisis o te ponen una vacuna y no dejan que el ritmo de la sangre en la vena sea el adecuado: absorben demasiado o empujan el líquido en el interior de la vena). Algo así pero en el cuello. Doloroso, pero en el sueño me apetecía más dejarme caer en la inconsciencia que luchar para vivir (aventuro una posible huida del dolor y de la lucha, no sé).

Ese sentimiento de preferir la inconsciencia que te va ahogando poco a poco y te insensibiliza se ha repetido hasta ahora en sueños que no he llegado a recordar con exactitud.

Ahora cuando muero en un sueño, es de otra manera:

Suele ocurrir en los sueños en los que vuelo: para mucha gente volar en sueños es una sensación maravillosa y para mí también lo es. Se trata de una sensación de libertad y capacidad para hacer lo que uno quiera, embriagadora.

En mis sueños he ido perfeccionando la técnica y he conseguido predisponer mi ánimo para lograr soñar con volar. Sobra decir que me encanta.

En la mayoría de estos sueños sólo estoy yo y si aparece álguien más es con el papel de impedir que vuele (obstáculos en mi vida o proyectos) o como víctima de algún accidente y que debo salvar (rollo hadita curadora muy mágica ella, sorry si suena cursi).

Pero si no recuerdo mal, los sueños en los que muero no pertenecen a estos dos tipos. Estoy sola. Vuelo y me lo paso genial hasta que llego a algún sitio en el que hay una alberca, una balsa, una piscina o una charca. Siempre agua estancada, sucia, negra u oscura, aunque sea por la falta de luz del anochecer o de un cielo nublado. Entonces cojo velocidad y “vuelo” por dentro del agua. Me mojo en el agua asquerosa (porque siempre me da esa sensación) y vuelo dentro de ella. Para mí además de asco me produce la sensación de morir, pero no me invade la inconsciencia del todo, sino que se me queda la sensación de asco y la vista se mantiene intacta. Noto entonces una especie de lucha dentro de mí, una especie de conflicto de intereses o voluntades: una parte de mí quiere salir, pero la otra no quiere moverse: quiere dejar que el agua la acoja, la ensucie. Es una sensación fría en el sentido de que el agua me repele, pero noto el agua caliente, parada.

Otras veces me he parado después de volar. He renunciado a mi capacidad de volar permaneciendo más de lo que toca en el suelo y mirando la balsa. Cuanto más pequeña es, más asfixiante… más mortal. Puede que no haga falta sumergirme del todo ni nadar, sólo entrando a través de los escalones y mojándome hasta las rodillas ya es suficiente. Otras veces he nadado, negándome a salir. A veces es como un deseo sexual

Tanto eso como el mordisco en el cuello…

Va! Lo dejo porque me da mucho corte seguir.