Archivo para Catarsis

Cinismo, humor y malignidad

Posted in Dama del fuego, Secretos with tags , , , on 08/11/2010 by damadelfuego

Si quieren, llámenme maléfica. O pérfida, como gusten. En mi favor tan sólo diré que tengo el pragmatismo exacerbado, jajajajá!. Y es que me resulta francamente divertido ver que tambalean y caen aquellos que pasan por encima mío cuando, al hacerlo, me remuevo bajo sus pies. Qué le vamos a hacer, si yo no pongo las reglas del juego…? Ell@s las ponen… pero yo juego mejor! Muajajajajaaa!!

PD: Hoguera para quien no me quiera*.

 

*Vaaaaaale, no es así del toooooodo. Pero es que es tan bonito decirlooo…. ^^.

Perdón

Posted in Dama del fuego, Manías, Secretos with tags , , , , , on 13/04/2010 by damadelfuego

(Respuesta al post anterior)

Los tres personajes tienen en común una parte de la que no están orgullosos, más o menos mala y que no les permite avanzar en sus historias personales hasta haberla aceptado o haberse perdonado. (Puesto que  la gente de su alrededor lo ha asumido pero ellos no).

Alguien me habló de esto, acerca de perdonarse, y me dijo también que se trata de hacer las cosas bien “hoy”, porque simplemente tienes el hoy. Luego éste será tu pasado. Y tu futuro lo construyes en el presente. Dejar de lado el pasado y ponerse a hacer las cosas bien es una buena manera de avanzar. De otro modo caemos en el inmovilismo y nos lamentamos, sin ponernos a actuar. ¿Lo has hecho mal? De acuerdo. Ahora, ponte a hacer las cosas bien y ya está.

Doy por sentado que se entiende que no da igual que hagas las cosas mal, pero que hay veces que ya no puedes hacer nada. Y desde luego, no se puede cambiar el pasado. Por eso una vez has hecho todo lo posible por arreglar lo que hayas hecho “mal”, sólo queda mirar hacia delante e intentar perdonarte, para que la culpa no te atormente. Hay veces que los jueces más duros somos nosotros mismos, así que mientras nosotros no nos perdonemos no nos sentimos “libres de pecado”.

Total, que todo este rollo viene a cuento porque es muy bonito decirlo pero no es tan fácil hacerlo y a mí me está costando un mundo XD porque me he dado cuenta de que estoy peleada conmigo misma, incluso puede que no llegue a aceptarme del todo :S. Así que, de momento la teoría la sé. Ahora hace falta ponerla en práctica… y parece que si ordenas tus ideas quizás así sea más fácil fortalecer este concepto. En fin…

PD: Me ha quedado un poco serio, pero está escrito a buenas y con ilu 🙂

Sigo viva

Posted in Dama del fuego, Ideales, Manías, Suicidio with tags , , , , , , , , , , on 16/03/2010 by damadelfuego

Me gustaría poder contar otra cosa, pero lo cierto es que estoy tristísima, malhumorada y que no tengo mucho que aportar. Llevo varios días por los suelos y encima las personas que más se preocupan por mí son las que peor lo pasan, con lo cual tampoco es que me sienta muy bien 😦

Estoy intentando aguantar hasta finales de abril para ver qué me dice la médica. No espero grandes sorpresas, sólo pediría que me dijese que en poco tiempo volveré a estar bien. Es verdaderamente frustrante. Me está costando un esfuerzo enorme mantenerme en contacto con la gente, porque, si soy sincera, no me apetece hablar con nadie. Intento darle la espalda al malestar, ilusionarme con cosas nuevas, pero para qué nos vamos a engañar? Estoy derrotista y me doy asco a mí misma.

El otro día me pasó algo que me hundió. Fue la cosa más tonta del mundo (vamos a ver si analizándolo lo consigo ver de otro modo menos penoso):

Charlaba con un amigo y él intentaba darme consejos para que me sintiese bien. Me decía, a ver, deja de pensar en (una cosa) y piensa en tí, piensa en tu vida: ¿Qué te apetece hacer?

-¿Cómo que qué me apetece hacer? No sé.

-Sí mujer, ¿qué te gustaría hacer?

-Es que no lo sé. Realmente no sé qué me gusta hacer ya que hace tiempo que no elijo qué quiero hacer. Me apetece hacer lo que “tengo que hacer”.

-Coño! ¿Quieres dejar de pensar en los demás?

-No sé.

-Pues ya sabes. Averígualo: ¿Qué te gustaría hacer?

Recuerdo que una vez salí de una película en el cine. Llevábamos 10 minutos viéndola y yo había tenido suficiente. La había elegido el grupo, la mayoría. Yo no había votado por esa. No obstante la intenté ver con ganas pero mi estómago estaba sensible ese día.

La cuestión es que éramos un grupo grande y yo me había sentado junto a un chico que también se estaba poniendo verde, teníamos el estómago del revés.

Así que por alguna extraña razón se juntaron los planetas. ¿Nos vamos?, nos dijimos. Y así hicimos. El resto del grupo se quedó un poco pillado cuando se lo dijimos, pero era bastante comprensible. Lo mejor quizás fuese que ese día no me importó hacer lo que me apetecía.

En la sala de al lado estaban proyectando una peli juvenil de fantasía. Le explicamos al chico de las entradas y no puso pegas. Así que entramos, vimos la peli y sentimos que había sido una decisión acertada.

Al salir el grupo tenía la cara descompuesta y estaban histéricos de los sustos de la peli. Este chico y yo estábamos en armonía con el universo y experimentando la ansiada paz. De manera que nos pusimos a charlar con los otros y ver qué tal les había ido y contamos nuestra historia. Al final comprobé que todo el miedo que había tenido de hacer algo que pudiese molestar al grupo, en realidad no tenía por qué ser, cuando haces las cosas por una razón y con el respeto a los demás.

Ese día experimenté una sensación que no había sentido en muchísimo tiempo: la libertad.

El haber elegido lo que “a mí” me apetecía, el haber escuchado por una vez lo que el ánimo me pedía me hizo sentir tremendamente feliz y a la vez triste de haber visto durante cuánto tiempo me había postrado a la voluntad de una persona. (Estúpida yo).

Así que desde ese momento he intentado saber qué cosas quería hacer, incluso llegué a empezar una lista con cosas como: quiero terminar la carrera, quiero aprender inglés, quiero encontrar un trabajo, etc.

Pero a la hora de la verdad siento vergüenza ante mí misma de escribir en esa lista cosas que no sean “de provecho”, sino que tengan que ver con el ocio, ya que siempre acabo considerándolas supérfluas y ridículas. Incluso cuando fantaseo con el hecho de hacer otra carrera, de empezar desde cero, aplasto mis sueños poniendo algo más razonable encima.

Me pregunto si algún día seré capaz de enfrentarme a mí misma y arriesgarlo todo para conseguir hacer lo que de verdad me gusta. Si tendré el valor de decir “esto quiero y no me importan los demás”, como el día de la película.

Me siento patética.

Situaciones absurdas

Posted in Dama del fuego, Secretos with tags , , , , , , , , , , on 22/02/2010 by damadelfuego

Entraba al edificio y el olor le recordaba a aquellas tardes en el colegio, después de las clases, cuando, hacía 15 años, iba a aprender inglés. El olor de la lejía, la frialdad del ambiente, la vida que se adivinaba dentro de las aulas, niños que hacían actividades extraescolares, que tenían ganas de saber más, como ella…

Cuántas horas esperando al coche que vendría a por ella.

Sentada en un banco veía pasar a los niños que salían de las clases hasta que, por fín, sus padres venían y la llevaban al gimnasio o a casa. Sí, las esperas no le gustaban nada, aunque a penas eran 5 ó 10 minutos, pero las clases le encantaban, y había niños de su edad!!

El olor de la lejía le recordaba a aquello: las esperas y los amigos. Los tiempos de su niñez. De una forma extraña era feliz aquellas tardes lluviosas.

Ahora, a muchos kilómetros de allí, atravesaba los pasillos y el patio en dirección, de nuevo, a la clase de inglés. Llena de ilusión. Aquello se parecía mucho a su infancia.

Sin embargo, después de subir las escaleras, tenía que atravesar aquella puerta. Aquellas malditas puertas blindadas, capaces de resistir los golpes por el empuje del viento.

Eran resistentes. Hacían un ruido terrible al chocar, pero no se rompían: su ventanita redonda tenía el cristal atravesado por una rejilla, blindado.

No se rompían.

Tampoco dejaban pasar el viento, aquellas pesadas puertas.  Ni el ruido.

Aquellas malditas puertas no dejaban pasar el ruido. No importaba que el viento rugiese o que los críos gritasen, no se oía nada a través de ellas: ni los gritos, ni las risas, ni las carcajadas, ni las bromas, ni las mofas, ni los piropos, ni las frases atrevidas, ni las confabulaciones, ni los gritos, ni los gritos pidiendo ayuda, ni las amenazas siniestramente divertidas, ni las réplicas que argumentaban a esas amenazas, ni los pensamientos que siempre concluían que aquello era absurdo, ni los gritos pidiendo auxilio…

Joder, con las malditas puertas!! ¿Por qué las tuvieron que colocar también en el instituto de aquí? ¿O acaso en todos los institutos???

Exactamente iguales. Pintadas del mismo color, gris. Gris feo, gris sucio. Gris inhumano. Gris imbécil: que se calla y silencia.

No dejaban pasar el ruido. Ni los gritos. Ni el fuerte viento. Ni la ayuda. Nada.

Como si fuese una membrana ligada al espacio-tiempo, empuja la puerta y la atraviesa. Se enfrenta y gana, pero se siente derrotada: su sangre ahora está unos grados más fría. ¿O será la corriente? No importa, sólo es una puerta.

El pasillo la reconforta. Entra a clase un poco más triste.

Vorágine

Posted in Dama del fuego, Secretos with tags , , , , , , on 10/10/2009 by damadelfuego

Hoy, en memoria del pasado fín de semana, escribiría mi estado y mi mal humor, pero es uno de esos días en los que parece que si te apartas de la criptonita (la persona o situación que te exaspera) parece que vuelve a salir el sol de entre las tormentosas nubes.

Así que no pienso dedicar más tiempo a pensar en los malos momentos. He estado más o menos bien y más o menos intransigente. Sin duda mejor que el finde. Pero estoy segura que esto no dura más de dos días. Por eso, voy a enfocar los pensamientos en esta dirección: la cosa es sólo pasajera, me voy a desahogar en este post y después retomaré mi rutina, ya que mi mal humor se circunscribe a cierta persona por ser como es: claramente mal educada – lo escribo bien separado para que no pierda el sentido, argh!! – , irrespetuosa, anti-pática (ni empatía ni simpatía!), soez, cruel, mal-intencionada, infantil, in-madura, retrógrada, machista, mediocre. Y atención a lo que sigue: soberbio, prepotente, salido! (prefiero no dar detalles), que si no le dan la razón se enfada y arregla las cosas a puñetazos, que come (la comida común) aunque no tenga hambre como si hubiese pasado penurias, que no ha sido el caso: con avaricia y gula y encima a la hora de arrimar el hombro no da un palo al agua… Sí, creo que he encontrado a la persona que puede que tenga todos los pecados capitales, resulta irónico! (Es familia de mi ex, el demonio personificado.)

Esta persona, me acaba la paciencia. Si no le respondo a sus comentarios malintencionados, es que me hago la interesante. Si le respondo, educadamente pero sin dejar de mostrar mi descontento, es que me pongo digna. Y la única manera en la que admite que le hablen es para hacerle la rosca. Pues vas listo!! ME-CAN-SAS!!

No eres el hombre más irresistible del mundo (de dónde habrás sacado esa idea??) ni siquiera aportas nada a la humanidad con tu limitada inteligencia y desde luego hace rato que descarté que te den el Nobel de la paz.

Sin embargo no se te ocurra pensar que te odio, que ese tipo de sentimientos grandes, los guardo para gente con nivel, que resulta que para nada es odio lo que se llevan, sino amistad.

No te creas tampoco que si te hablo es por tus méritos, es porque te has cruzado con la persona más estúpida y buena que pueda existir, porque muchísima gente en mi lugar, encontrando tantos defectos en tí, no se molestaría en buscar virtudes. Vaya, soy una persona excepcional, entonces! Quizás para hacerme ver lo distinta que soy a tí, sí sirvas. En mi inconmensurable estupidez  me he marcado el firme propósito de encontrar algo a qué aferrarme y por supuesto que lo he encontrado, seguro que todo el mundo tiene algo bueno: Sé que eres capaz de querer y que cuando lo haces eres único, así eres con tus verdaderos amigos y con tu familia; pero cuidado, eso no te da derecho a no respetar a los demás.

NO ES NORMAL que critiques a la gente de ese modo. Desgraciadamente Dios te ha dado la capacidad de parecer gracioso, quizás en un momento de misericordia para contigo, de qué manera si no, iba la gente a perdonar todos los comentarios que rayan en el absurdo de tan exagerados y desagradables que son? Has convertido lo histriónico en tu mejor recurso para mantener vínculos sociales: ¿quién se va a poder enfadar cuando se está partiendo de risa?. Pero estate atento, que tus chistes no siempre hacen gracia y mucho menos a aquellos a los que criticas. Curioso que no te hayas topado con nadie capaz de poner ante tí un espejo, pero ay! eso precisamente lo hago bastante bien, por desgracia.  Así como tengo la capacidad para ver en el corazón de la gente y aportar mejor que muchos justo lo que uno necesite, también puedo revolver lo que allí encuentre. Aquello que te atormente lo sabré, aprendí del dolor y lo conozco a la perfección: sé cómo calmarlo… pero también cómo provocarlo. Se puede destrozar a una persona enarbolando la verdad. No amenazo… es una estupidez. Advierto, por piedad. Mientras me quede un resquicio de humanidad en tu presencia, te advertiré. He visto en los ojos de mis adversarios el dolor, sin reproches porque la verdad no se reprocha, sólo dolor. Humillación ante el peso de la conciencia. Así he hecho muchos amigos! Nada como mostrar a alguien qué es y su monstruosa imagen crea un impacto, en su alma, imborrable. Después de eso o me pedirás perdón o me darás las gracias, aunque durante el proceso sufrirás. Y sufrirás más cuanto peor seas, cuando cada palabra mía te atraviese el corazón y vayas tomando conciencia de lo que significa esa palabra y de tu atrevimiento al mirar de frente a las personas, cuando veas lo pequeño que eres y la vergüenza te reconcoma hasta querer desaparecer. Esos momentos serán el infierno en la Tierra para tí. Y no creas que no sufro cuando descargo mis pensamientos sobre tí, cuando sencillamente dejo de sostener esa imagen que proyectas hacia mí y le doy la vuelta para descansar y que seas tú quien aguante todo su peso mirándola de frente, cara a cara, tú contra tí, llevando las de perder. Por eso te advierto. Se me concentran las lágrimas de rabia en la garganta ante todo el dolor que soy capaz de provocar en alguien y por eso, aunque me duela cuando pienso en lo que sufro ahora por tu culpa, prefiero aguantar mucho tiempo hasta que tú solo te des cuenta de tu error y cambies, antes que liberarme yo de esta molestia y dejarla fluir hacia tí hasta que te llegue por completo… y se te apodere, hundiéndote en la más absoluta de las miserias: tú serás tu verdugo, la verdad te impedirá la huida hacia otra mentira, no puedes mentirte más a tí y cuanta más conciencia, ahora dormida, sea capaz de despertar en tu interior, más atroz será tu agonía. Bajarás la vista y  no serás capaz de volverme a mirar a los ojos de la misma manera. Todas las palabras que pronunciaste en el marco de lo absurdo palpitarán en tu cabeza revelando que eres tú el destinatario más indicado para todos los insultos que propinaste. Querrás revolverte ante las llamas que consumirán tu corazón y que amenazarán con subir por la garganta hasta hacer estallar las lágrimas y admitir tu derrota. Mientras tanto, más daño te harás al ver que no encuentras nada más que palabras vacías para lanzarme: yo no te he hecho nada, no tengo nada que ocultar ni de qué arrepentirme. Me obligaré a mirar lo que te he hecho al soltarte la pura verdad y esperaré a que venzas tu dolor, sucumbiendo a la tentación de tenderte mis brazos, ayudarte a que te liberes de todo ese sufrimiento que yo misma te he dado, dispuesta a consolarte y a cortar antes de hora el flujo de ácido por tus venas. Te quedarán dos caminos: aceptar tu error, tus penas, tus verdades y llorar, aunque sea por dentro, con lo que aceptarás mi consuelo para tí; o negarte a asumir que ese monstruo eres tú, manteniendo presente toda tu vida esa imágen que yo puse ante tí y que no quieres aceptar pero te persigue y que tan injusta crees que es, con lo cual sufrirás e intentarás hacerme más daño y verás cómo no puedes pasar por encima mío. Sencillamente no puedes, cada vez serás más insignificante y como mucho encontrarás mi punto débil, que tengo un cuerpo al que puedes hacer daño…

Si optas por eso, habrás cometido el peor error de tu vida, porque no hará falta que yo te diga nada. TÚ SÓLO verás cuánto dolor eres capaz de infligir a alguien inocente. Verás toda tu monstruosidad en el dolor de mis ojos, sabiendo, a diferencia de mí cuando tú sufrías, que mi dolor no viene de mis faltas, sino de las tuyas. Entonces sí, no podrás negarte a pedirme perdón, me suplicarás como lo hicieron ellos, te arrodillarás y tu madre vendrá a pedirme perdón por tí como lo hicieron ellas… Te dolerá ver que pasan los días mientras esperas el perdón. Dame tiempo, me repondré…igual que aquella vez con esos locos…pero no esperes que eso sea mejor para tí: sentirás que mi mirada es insoportable cuando veas que te he perdonado. Notarás la diferencia entre tú y yo, eso te cambiará para siempre. Entonces seremos amigos y serás el primero en defenderme ante cualquiera que intente seguir los pasos que tú seguiste hasta el final…como aquella vez. Hermoso, ¿verdad? ¿Cuánta gente tiene que sufrir para abrir los ojos a desalmados?

No lo leáis, no vale la pena

Posted in Dama del fuego, Mundo mejor, Secretos, Suicidio with tags , , , , , , , , , , , , on 04/09/2009 by damadelfuego

Estoy un poco de bajón.

Ayer estaba feliz con mis niveles de serotonina. Parece que no los mantengo tan mal si tengo en cuenta que no estoy viendo el sol prácticamente, duermo poco, estoy comiendo fatal y explotando la máquina. Si a eso le sumo que el cariño de mis hermanos hace que me toque hacer la faena de la casa prácticamente yo solita, que encima se quejen y pillen rebotes y me hagan luz de gas . Que tenga encima que estar ciñéndome a los horarios que mi madre me quiere imponer y cuando la llamo no pueda quejarme de los tiranos, todo esto sin desquitarme con los amigos, pues bastante bien.

Pero sí, reconozco que ayer me pillé 15 minutos de vacaciones mentales. Apagué un ratito el dispositivo de seguridad y dejé que los virus camparan a sus anchas por mi cabecita.

Qué bien! Un momento en el que nadie me controla. En el que puedo ser yo, aunque sea sólo para soñar con morirme. Joder!! Es que no se dan cuenta lo que están consiguiendo!! Ojalá me muera pronto.

Estuve recordando lo de cúter. Y fantaseé un rato con que me atropellara un autobús: el golpe, cómo sería mi muerte. Joder, lo jodido es que te quedes inválida y luego no poder intentarlo otra vez, mierda!!

Y los dientes, mis dientes. Esa es una de las cosas que más me para. No me importaría tanto romperme los huesos como quedarme sin dientes. Mis dientes, tan perfectos, tan frágiles.

Ahora comprendo el porqué de la interpretación de los sueños con dientes que se suele dar: si se te caen o estropean en el sueño, dicen que tiene que ver con debilidad, enfermedad o muerte. Y es verdad. Lo entiendo desde que tuve un par de sueños así.

El más significativo fue cuando pasada la época de rebotes suicidas, tuve una recaída y una noche se me fue de las manos la cosa. No fueron 15 minutos como anoche, sino mucho más. Estuve horas buscando info por internet y no encontré la manera de saber cómo participar en una ruleta rusa. (Que nadie me lo diga, o puede que lo haga). Busqué, leí, me regocijé en mi mierda, disfruté cada gota de dolor y desesperación que recorría mis células, en el torrente sanguíneo. Casi notaba cómo se esfumaba mi deseo por vivir y cómo esa pasión se iba descontrolando tan atroz que mi conciencia estaba ya entumecida y luchaba en vano. Mi  yo mala se reía de los intentos en vano de mi yo buena porque dejara aquello.

Busqué vídeos de muertes, para acercarme un poco más a mi deseo (como quien busca fotos de los lugares que visitará cuando pueda realizar el viaje que toda la vida ha deseado hacer), para acariciar aquello que es tan fácil de conseguir  y está tan prohibido.

 Es como si el tesoro más grande del mundo estuviese expuesto sin ninguna urna, sin nadie vigilando, sin ningún guardia que se vaya a interponer y tú lo supieses. Como si todo el mundo lo supiese, que nadie te va  a ver. Vas a poder irte con él y nadie te va a decir nada. Pero todo el mundo sabe que el mismo tesoro va a impedirte que lo robes y que lo quites de ahí.  Y no es que vaya a imponerse físicamente, es ligero incluso. Pero sabes que no vas a poder. Es tan gran sacrilegio que la gente sabe que no lo vas a hacer, y si lo haces, no irás muy lejos, lo devolverías en seguida.

Así va esto. Ese “instinto de supervivencia” es el que te dice que no lo vas a hacer porque en el fondo algo pasará que te dará esperanza. Y la esperanza es como una mala hierba, que se coge a la nada y se aferra a ella y se pone a crecer sin que la alimentes, y si la alimentas ya no puedes hacer nada más. Y lo mejor y lo peor es que TÚ quieres tener motivos para tener esperanzas, sólo que no los encuentras. Quieres encontrar lo que buscas y te desanimas porque no aparece, pero sabes que no lo tienes hasta que lo tienes, es decir, que puede aparecer. Que puede faltar una hora o un milenio, pero PUEDE aparecer. No tienes certeza de que siempre la búsqueda sea en vano. Y entonces te engañas y te engañas y piensas que eso que búscas aparecerá. Por eso te sientes imbécil.

Hasta que descubres que está en tu cabeza, pero no lo sabes retener y se llama serotonina. Sólo eso. Joder! ¿Y los demás se sienten siempre así? Como cuando yo tengo la serotonina a niveles normales?? Eso es la polla!!! Joder, y cómo pueden quejarse?????? No tienen ni puta idea de lo que es vivir maldiciendo que has vuelto a abrir los ojos y que otro día has tenido que luchar para ser medianamente ¿feliz? no ilusos! Medianamente normal.

Para no dar el cante cuando de repente, como ahora, te pones a llorar y miras a los coches que vienen con deseo, y abres y cierras el cajón de los cubiertos y sólo ves los cuchillos y ayyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!Lo prometí, prometí que  no haría una lista de las maneras de irse de aquí.

El día que estuve mirando todos esos vídeos que prometían algo que no mostraban, ese día que me desesperé buscando cómo jugarme la vida con el tambor de un revólver, soñé con que se me caían los dientes. Me sentía más débil que nunca y más cerca de la muerte quizás que en otras ocasiones, precisamente por la debilidad de mi ánimo en esos momentos.

Ya véis, y aquí estoy. Jugando a ser feliz. Sonriendo a diestro y siniestro, infundiendo valor a los que se me acercan e intentando creerme yo misma que es posible.

¿Cómo explicar, y que se entienda, que desde que tengo uso de razón recuerdo haber querido morir? ¿Cómo sobrellevar el silencio en el que tienes que vivir porque no puedes contárselo a tus padres, a quienes realmente necesitas? ¿Cómo no destrozar las relaciones personales cuando te piden que vivas por ellos y no vivirías ni por tí? ¿Cómo hacer entender que lo único que quieres no son motivos para vivir, sino comprensión, comprensión de que está dentro de tu cabeza, como un cáncer, que no te lo puedes arrancar? ¿Cómo hacer entender que no es una afición hacia las cosas horrendas, sino una necesidad de soluciones por no poder soportar la situación tan insoportable en la que te encuentras? ¿Cómo establecer diferencias entre la gente “rara” y tú? Tú quieres vivir!!!!!! Tienes más ganas que ellos de vivir porque nunca has vivido!!! Quieres estar bien!!!!! Y te esfuerzas y lo intentas cada día y miras el lado positivo e intentas superarte… Y siempre es tan cansado!! No notas los cambios, es muy lento, como los pasos en los sueños, álguien te amarra y no puedes andar. Es repetitivo: y esto y lo otro. Siempre, constante, inexorable!! Es algo que crece a tu costa, que tú misma estás alimentando como un parásito. Está ahí sin tu permiso y no hay manera de borrarlo. Sólo reducirlo

Puedes tenerlo arrinconado, pero siempre es esa mancha, esa sombra agazapada en tu cabeza esperando que no te des cuenta, que cometas un error, para avanzar. Que no duermas a tu hora la hace crecer. Cualquier cosa.

Y es como si se hubiese agarrado a un órgano vital y supieses que no vas a poder arrancarla sin quitarte a tí misma. Eres tú. Eres tu propio cáncer. Es horrible y atroz.

A esto hay que sumarle la incomprensión de la gente.

Esta enfermedad no se ve. Casi no se nota hasta que estás grave. Y aún así ves los ojos que te juzgan cuando no has podido terminar la carrera cuando tocaba. Cuando has pasado tanto tiempo en letargo, luchando por vivir. Por no destrozar a tu familia. Porque esa es otra. Lo fácil hubiese sido dejarse vencer por el cáncer de tu mente y ya está. Pero no. Has decidido que no se merecen esto. Y te buscas la vida sola. Aprovechando los pedazos de amistad que han ido quedando después de tantos comportamientos reprochables: tantas caras largas injustificadas y el llorar varias veces al día sin motivo y con amargura. Todo.

Ya estoy bien. Suena irónico. No estoy bien, nunca lo estaré del todo. Estoy “óptima”, lo mejor que voy  a poder estar sin medicarme. Pero es algo con lo que naces, es una debilidad física, como un corazón débil.

En fín. Hoy estoy bien. Y tirar toda esta mierda me ha servido para limpiarme. Voy a salir un poquito al balcón a mirar los gatitos del jardín y a que me dé un poquito el sol. Tengo que cuidarme. Quizás vea algún vídeo que me haga reír y me aporte un poquito de mi “hormonita” o lo que sea, la bendita serotonina. “Te lo estás currando” me dijo la psiquiatra cuando le conté todos los trucos que me ayudaban. Sí, eso voy a pensar, que me lo estoy currando. Tal vez eso me anime, la lástima es no poder seguir sumando días sin llorar. Va!, voy a pensar que es por la luna llena 😉

Catarsis

Posted in Dama del fuego, Música, Sexo with tags , , , , , on 03/09/2009 by damadelfuego

Música+sensualidad+catarsis= Kings of leon: “Sex on fire”

Kings of Leon - Sex on fire