Archivo para deseo

Catarsis

Posted in Dama del fuego, Música, Sexo with tags , , , , , on 03/09/2009 by damadelfuego

Música+sensualidad+catarsis= Kings of leon: “Sex on fire”

Kings of Leon - Sex on fire

Anuncios

Sexo

Posted in Amor, Dama del fuego, Secretos, Sexo with tags , , , , , , , , on 31/08/2009 by damadelfuego

Estudiar me excita.

 Me siento peligrosa en una biblioteca.

¿Será la ansiedad del estudio que la transformo en deseo sexual?

Pobre del que se siente en frente mío en una biblioteca. Se convierte en el sujeto de mis fantasías. ¿Cómo le entraría? Quizás le pasaría un papelito y le diría una hora y un lugar. O me acercaría y muy bajito le diría: te veo en 5 minutos en el baño. Qué excitante, hacerlo en un lugar público! Pero nada de exhibicionismos, no me va sentirme como un perrito callejero, pero sí el morbo de que te pueden pillar, de que al lado pueda haber una persona a tan sólo un metro y tú estás metida en el baño con álguien. Mmm… o cuántas veces no hubiese parado el ascensor y me habría echado encima del chico / hombre / compañero / profesor que tenía al lado. Y en cambio, en la realidad lo que ocurre es que subes con otra persona, pasas el trayecto disimulando y mirando el bendito panel de botones y sales rápidamente del ascensor para evitar que te denuncien por acoso hormonal.

Y él, ¿ lo notará? Piensas en lo gracioso que sería que ambos estuviéseis pensando las mismas cosas y en cambio actuando según mandan las normas sociales. Como mucho, sonríes para tí.

Mmm, curioso. Voy a seguir fantaseando 😉

Para la dama de fuego

Posted in Amor, Dama del fuego, Lecturas with tags , , , , , , , , on 09/08/2009 by damadelfuego

Mientras hacía ajustes y búsquedas para mejorar el blog, he encontrado esta historia que, aunque no habla de la misma Dama del fuego, me ha gustado y querría compartirla con vosotr@s:

http://unavidamuchasvidas.blogspot.com/2007/12/para-la-dama-de-fuego.html

¡Que la disfrutéis!

Interpretación de los sueños

Posted in Dama del fuego, Manías, Secretos with tags , , , , , , , , on 07/08/2009 by damadelfuego

Y aprovechando la incursión de Jekyll y que hoy tengo internet 😛 seguiré posteando.

Un día estaba hablando con una de mis mejores amigas acerca de mi deseo (lo siento, pero no siempre puedo escribir la palabra exacta, supongo que es una defensa de mi mente para evitar recordarla e intentar llevarla a cabo). Le contaba que había incluso soñado con ello, sin ser pesadilla, por supuesto. Y me habló de “morbo”. Decía que yo sentía morbo hacia la muerte.

Me gustaría saber más acerca de esto. Creo que tanto a mi parte buena — la natural, la que busca mi bienestar dando la mano a mi supervivencia — como a mi parte mala — aquella radical y simplista que no sabe encontrar otra solución  a mis problemas que la muerte — les interesaría… o puede que sólo a una de las dos partes, no sabría entonces decir a cuál 😥 

Si alguna persona con conocimientos de psicología o psiquiatría leyese esto y quiere escribir un comentario, o simplemente alguien que haya aprendido de la vida y que me pueda ayudar, se lo agradecería mucho.

Quizás pueda ayudar si relato algo, realmente íntimo, pero… en fín, lo voy a hacer porque quiero estar curada completamente.

Es lo mismo que le conté a mi amiga:

He soñado muchas veces con morir. Cuando era más pequeña el sueño era más directo y creo que ha sufrido una evolución hasta convertirse en el mismo sueño con el mismo significado para mí, pero de mayor y más sutil.

De pequeña soñaba con un monstruo, normalmente una especie de perro gigantesco, que me mordía el cuello y me hacía mucho daño al clavarme los dientes y succionar con demasiada fuerza la sangre (como cuando te hacen un análisis o te ponen una vacuna y no dejan que el ritmo de la sangre en la vena sea el adecuado: absorben demasiado o empujan el líquido en el interior de la vena). Algo así pero en el cuello. Doloroso, pero en el sueño me apetecía más dejarme caer en la inconsciencia que luchar para vivir (aventuro una posible huida del dolor y de la lucha, no sé).

Ese sentimiento de preferir la inconsciencia que te va ahogando poco a poco y te insensibiliza se ha repetido hasta ahora en sueños que no he llegado a recordar con exactitud.

Ahora cuando muero en un sueño, es de otra manera:

Suele ocurrir en los sueños en los que vuelo: para mucha gente volar en sueños es una sensación maravillosa y para mí también lo es. Se trata de una sensación de libertad y capacidad para hacer lo que uno quiera, embriagadora.

En mis sueños he ido perfeccionando la técnica y he conseguido predisponer mi ánimo para lograr soñar con volar. Sobra decir que me encanta.

En la mayoría de estos sueños sólo estoy yo y si aparece álguien más es con el papel de impedir que vuele (obstáculos en mi vida o proyectos) o como víctima de algún accidente y que debo salvar (rollo hadita curadora muy mágica ella, sorry si suena cursi).

Pero si no recuerdo mal, los sueños en los que muero no pertenecen a estos dos tipos. Estoy sola. Vuelo y me lo paso genial hasta que llego a algún sitio en el que hay una alberca, una balsa, una piscina o una charca. Siempre agua estancada, sucia, negra u oscura, aunque sea por la falta de luz del anochecer o de un cielo nublado. Entonces cojo velocidad y “vuelo” por dentro del agua. Me mojo en el agua asquerosa (porque siempre me da esa sensación) y vuelo dentro de ella. Para mí además de asco me produce la sensación de morir, pero no me invade la inconsciencia del todo, sino que se me queda la sensación de asco y la vista se mantiene intacta. Noto entonces una especie de lucha dentro de mí, una especie de conflicto de intereses o voluntades: una parte de mí quiere salir, pero la otra no quiere moverse: quiere dejar que el agua la acoja, la ensucie. Es una sensación fría en el sentido de que el agua me repele, pero noto el agua caliente, parada.

Otras veces me he parado después de volar. He renunciado a mi capacidad de volar permaneciendo más de lo que toca en el suelo y mirando la balsa. Cuanto más pequeña es, más asfixiante… más mortal. Puede que no haga falta sumergirme del todo ni nadar, sólo entrando a través de los escalones y mojándome hasta las rodillas ya es suficiente. Otras veces he nadado, negándome a salir. A veces es como un deseo sexual

Tanto eso como el mordisco en el cuello…

Va! Lo dejo porque me da mucho corte seguir.