Archive for the Manías Category

Perdón

Posted in Dama del fuego, Manías, Secretos with tags , , , , , on 13/04/2010 by damadelfuego

(Respuesta al post anterior)

Los tres personajes tienen en común una parte de la que no están orgullosos, más o menos mala y que no les permite avanzar en sus historias personales hasta haberla aceptado o haberse perdonado. (Puesto que  la gente de su alrededor lo ha asumido pero ellos no).

Alguien me habló de esto, acerca de perdonarse, y me dijo también que se trata de hacer las cosas bien “hoy”, porque simplemente tienes el hoy. Luego éste será tu pasado. Y tu futuro lo construyes en el presente. Dejar de lado el pasado y ponerse a hacer las cosas bien es una buena manera de avanzar. De otro modo caemos en el inmovilismo y nos lamentamos, sin ponernos a actuar. ¿Lo has hecho mal? De acuerdo. Ahora, ponte a hacer las cosas bien y ya está.

Doy por sentado que se entiende que no da igual que hagas las cosas mal, pero que hay veces que ya no puedes hacer nada. Y desde luego, no se puede cambiar el pasado. Por eso una vez has hecho todo lo posible por arreglar lo que hayas hecho “mal”, sólo queda mirar hacia delante e intentar perdonarte, para que la culpa no te atormente. Hay veces que los jueces más duros somos nosotros mismos, así que mientras nosotros no nos perdonemos no nos sentimos “libres de pecado”.

Total, que todo este rollo viene a cuento porque es muy bonito decirlo pero no es tan fácil hacerlo y a mí me está costando un mundo XD porque me he dado cuenta de que estoy peleada conmigo misma, incluso puede que no llegue a aceptarme del todo :S. Así que, de momento la teoría la sé. Ahora hace falta ponerla en práctica… y parece que si ordenas tus ideas quizás así sea más fácil fortalecer este concepto. En fin…

PD: Me ha quedado un poco serio, pero está escrito a buenas y con ilu 🙂

Sigo viva

Posted in Dama del fuego, Ideales, Manías, Suicidio with tags , , , , , , , , , , on 16/03/2010 by damadelfuego

Me gustaría poder contar otra cosa, pero lo cierto es que estoy tristísima, malhumorada y que no tengo mucho que aportar. Llevo varios días por los suelos y encima las personas que más se preocupan por mí son las que peor lo pasan, con lo cual tampoco es que me sienta muy bien 😦

Estoy intentando aguantar hasta finales de abril para ver qué me dice la médica. No espero grandes sorpresas, sólo pediría que me dijese que en poco tiempo volveré a estar bien. Es verdaderamente frustrante. Me está costando un esfuerzo enorme mantenerme en contacto con la gente, porque, si soy sincera, no me apetece hablar con nadie. Intento darle la espalda al malestar, ilusionarme con cosas nuevas, pero para qué nos vamos a engañar? Estoy derrotista y me doy asco a mí misma.

El otro día me pasó algo que me hundió. Fue la cosa más tonta del mundo (vamos a ver si analizándolo lo consigo ver de otro modo menos penoso):

Charlaba con un amigo y él intentaba darme consejos para que me sintiese bien. Me decía, a ver, deja de pensar en (una cosa) y piensa en tí, piensa en tu vida: ¿Qué te apetece hacer?

-¿Cómo que qué me apetece hacer? No sé.

-Sí mujer, ¿qué te gustaría hacer?

-Es que no lo sé. Realmente no sé qué me gusta hacer ya que hace tiempo que no elijo qué quiero hacer. Me apetece hacer lo que “tengo que hacer”.

-Coño! ¿Quieres dejar de pensar en los demás?

-No sé.

-Pues ya sabes. Averígualo: ¿Qué te gustaría hacer?

Recuerdo que una vez salí de una película en el cine. Llevábamos 10 minutos viéndola y yo había tenido suficiente. La había elegido el grupo, la mayoría. Yo no había votado por esa. No obstante la intenté ver con ganas pero mi estómago estaba sensible ese día.

La cuestión es que éramos un grupo grande y yo me había sentado junto a un chico que también se estaba poniendo verde, teníamos el estómago del revés.

Así que por alguna extraña razón se juntaron los planetas. ¿Nos vamos?, nos dijimos. Y así hicimos. El resto del grupo se quedó un poco pillado cuando se lo dijimos, pero era bastante comprensible. Lo mejor quizás fuese que ese día no me importó hacer lo que me apetecía.

En la sala de al lado estaban proyectando una peli juvenil de fantasía. Le explicamos al chico de las entradas y no puso pegas. Así que entramos, vimos la peli y sentimos que había sido una decisión acertada.

Al salir el grupo tenía la cara descompuesta y estaban histéricos de los sustos de la peli. Este chico y yo estábamos en armonía con el universo y experimentando la ansiada paz. De manera que nos pusimos a charlar con los otros y ver qué tal les había ido y contamos nuestra historia. Al final comprobé que todo el miedo que había tenido de hacer algo que pudiese molestar al grupo, en realidad no tenía por qué ser, cuando haces las cosas por una razón y con el respeto a los demás.

Ese día experimenté una sensación que no había sentido en muchísimo tiempo: la libertad.

El haber elegido lo que “a mí” me apetecía, el haber escuchado por una vez lo que el ánimo me pedía me hizo sentir tremendamente feliz y a la vez triste de haber visto durante cuánto tiempo me había postrado a la voluntad de una persona. (Estúpida yo).

Así que desde ese momento he intentado saber qué cosas quería hacer, incluso llegué a empezar una lista con cosas como: quiero terminar la carrera, quiero aprender inglés, quiero encontrar un trabajo, etc.

Pero a la hora de la verdad siento vergüenza ante mí misma de escribir en esa lista cosas que no sean “de provecho”, sino que tengan que ver con el ocio, ya que siempre acabo considerándolas supérfluas y ridículas. Incluso cuando fantaseo con el hecho de hacer otra carrera, de empezar desde cero, aplasto mis sueños poniendo algo más razonable encima.

Me pregunto si algún día seré capaz de enfrentarme a mí misma y arriesgarlo todo para conseguir hacer lo que de verdad me gusta. Si tendré el valor de decir “esto quiero y no me importan los demás”, como el día de la película.

Me siento patética.

Ironía. Si no está preparado para emociones fuertes, agárrese al asiento.

Posted in Acerca del funcionamiento, Consejos, Dama del fuego, Manías with tags , , , on 31/08/2009 by damadelfuego

Estoy pasando por una crisis, de personalidad diría yo. En los tiempos que corren parece una tontería ponerse a escribir sobre una misma cuando debería estar plantando árboles o cuidando ancianos abandonados por sus familias bien. Aún así, son labores que en estos momentos tengo que dejar a un lado para arreglar el problema de base: quién soy, en qué creo y por qué me pasa lo que me pasa estos días.

Hace un par de años pasé una noche en vela para tomar una decisión y lloré esa noche pero una vez decidí, no me volví atrás: “No puedo ayudar a los demás si soy yo la que necesita ayuda. No puedo ayudar a los demás si la que se está muriendo por esforzarme tanto soy yo. No quiero pero tengo que parar. Sólo así podré seguir ayudando a los demás, si primero estoy yo bien. Así que sólo pararé para recobrarme.” Ésa fue la única manera por la que accedí a entrar en el túnel que debía recorrer en solitario y que me llevaría de nuevo a la luz. Así empezó mi periplo. Y salí. Joder, ¡y qué orgullosa estoy de ello! (Detesto la falsa modestia. Si estás orgulloso de algo y encima te están felicitando por ello, ¡dilo! ¿Para qué te vas a callar, si te brillan los ojos? Compártelo al menos con los demás y que se contagien con tu alegría!!)

Como decía al principio, estoy pasando por una crisis. Ahora se supone que estoy completamente curada, que me lo he currado y blablabla, según los que me han atendido.

Pero já! Resulta que estos días, no me aguanto ni yo. No, no estoy ovulando. Es distinto y ahora lo veréis.

Me parece que me voy a comer a la gente, que no voy a pasar ni una y no sé si tiene que ver con que estoy pendiente de acabar la carrera o que quiero de alguna manera recuperar el tiempo que perdí con esa relación que ayudó a acabar conmigo. Fue un tiempo en el que dejé un poco de lado hasta mis ideas y pasé comentarios y acciones que antes no hubiese pasado y que a día de hoy, con lo despiadada que estoy no pasaría tan fácilmente.(Espero recordar pronto mi caracter afable y críticas más tranquilas y constructivas. De entrada,  pido perdón)

La cuestión es que no quiero sentirme así. “Aprende a pensar en ti” me insistían. Vale, eso he hecho, pero no quiero ser mala ni egoísta, ni cruel!. Quiero ser una mujer que pueda sentirse tranquila porque aprovecha el tiempo en lo verdaderamente importante. Quiero poderme morir (esta vez lo digo en el sentido que lo dice la gente normalmente) y no pensar que me quedan cosas por hacer o gente con quien reconciliarme. Lo llevo bastante bien en cuanto a la gente, pero eso me quita tiempo para mí. Por eso estos meses me he centrado sólo en la carrera y me he quitado un poco de vida social. Lo he hecho para evitar mi tendencia a dispersarme con las maravillas del conocimiento(curso de esto, libro de aquello). Viva Leonardo! (Yo soy más bien maestra de ná 😥 ). Lo que pasa es que ahora empiezo a pensar si no me habré “enfocado” demasiado o erróneamente y se me haya ido la mano con la gente.

Y es que si lo pienso, es super difícil “portarse bien” y a la vez ser uno mismo. Porque si tienes en cuenta cómo te han educado tus padres… Sí, muy abiertos de mente ellos, pero “ay, eso de besarte con tu novio en la calle no está bien” (¿Qué querían?,¡tenía 16 años y creía estar enamorada!) Ajá, ya lo tenemos: “hija, tu pasa de lo que digan los demás…” Ya!, y cuando te digo que me quiero ir a Togo. “Tú no te vas, con lo mal que están allí, la malaria…” “Si quiero ir es precisamente porque están mal y la malaria… en fín, nadie muere la víspera” “He dicho que no y no me amargues la comida”.Qué bien :S

 Soy estudiante y no tengo la suficiente capacidad para estudiar y trabajar, por tanto, podría decir que qué menos que obediencia a quien te mantiene y te quiere (con sus cariñosas contradicciones).

Luego está la gente de la calle: amigos, colegas, compañeros… Una va, y dice: “Una puede acostarse con quien quiera, que para eso estamos en el siglo XXI, ya está bien de marcar a las mujeres…, por cierto, has visto qué guarra esa que ha pasado?”

“Hay que aprovechar el tiempo, disfrutar al máximo, la juventud se va…” Pero “Ahora toca estudiar no ser cabeza loca, ya llegará el momento de la diversión y los viajes”

Es imposible que a todo el mundo le guste y le parezca bien lo que haces. No se puede quedar bien con todos. Pero lo malo es que si haces lo que en última instancia todos te recomiendan es aún peor: “Pasa de la gente, vive tu vida a tu rollo” “Míralo, dejó a sus amigos y a su familia tirados para irse por el mundo sin acordarse de nadie, ese es un drogao que no quiere a nadie, se quedará solo”. ¡La cagaste! Y eso sólo teniendo en cuenta cómo piensa la gente en España, si mezclamos las diferencias entre culturas… Total, que no hay cómo guiarse. Y lo peor de todo es que todo el mundo termina teniendo varias facetas en su vida o dejan de hablarse con un sector, casi siempre, la familia, aunque sea quien por naturaleza, en principio,no te va a fallar: suele pasar que esas personas que terminan así, con los amigos son como ellos quieren ser, pero con la familia son lo que esperan de ellos. Cuando se cansan de vivir una doble vida o simplemente la familia se da cuenta, boom! la cuestión explota y nadie te pide que seas coherente. Los pobres se quedan con algo de amargura que no todo el mundo sabe quitarse. Es muy injusto!!

Ains! ¿Qué pasa entonces si tú no quieres hacer daño a nadie pero a la vez quieres ser coherente? ¿Es que acaso no tienes opción? Oh, sí, perdonad, existen las personas que nacen con buena estrella, val més caure en gràcia que ser graciós.

Oh!, esperad ahora que sale el tema! Luego está la cuestión de la llengua, la bendita lengua y los problemas que trae con los peperos de los cojones, que mira que les tengo manía (lo siento, es un prejuicio que no consigo quitarme. Os hablaré de ello en otro post)

Puedes ser la leche, puedes ser lo mejor del mundo, pero como te cruces con un imbécil, la has cagao! (Así, dicho a lo basto) O sea, que me vas a decir tú,(mamón) que hablas una lengua y mal, que yo, que hablo dos y ambas mejor que tú, que soy inferior, de pueblo, que hable en cristiano y tonterías varias. Me vas a decir tú que si es oficial o no, me vas a hablar de derechos, tú, precisamente, que me atacas a mí.

O peor, aceptas que humillen tus orígenes con tal de que no sean otros los que los humillen. Me parece que no te enteras. ¿Y tú me dices que hable en cristiano? ¿Lo eres tú realmente? Tú que me juzgas por mi lengua, tú que te ríes porque corrijo els barbarismes. Mírate bien, que yo también soy cristiana, y aunque no sea asídua a misa quizás controle mejor que tú de qué van estas cosas.

“Ah!! Dios mío, esta mujer es lo peor que existe!! No sólo es mujer, bilingüe y roja, sino que encima es cristiana! Habráse visto semejante esperpento!!” Vaya, se acabó el progre que aceptaba tan bien las otras religiones, que no “persigue” a nadie por su religión o cultura, sino que defiende a los más desfavorecidos… Querido lector, en estos momentos soy cristiana y me siento perseguida. Es más no sólo no puedo ejercer mi religión sin que haya gente que se aparte de mi lado, sino que además, no me dejan hablar de ella.

Voy a enseñaros un truco de magia, no hace falta que lo practiquéis, la primera vez que lo hagáis, os saldrá. Probad esto: decid “soy cristiano” (para mayor efecto podéis decir “practicante”) y automáticamente, magia potagia, veréis aparecer un muro ante vosotros, justo a la altura de la frente de vuestro contertulio. Habréis creado un muro impenetrable en su mente. Lo que digáis a partir de ese momento no será escuchado. Da igual lo que sea, no será escuchado. Hoy en día es peor decir que eres cristiano que decir que eres nazi, juro.

Me mola, en mis días sarcásticos y masoquistas, ver cómo se llevan las manos a la cabeza los que van “rollo budista ultra hippie”(Que mira que son ellos luego los clasistas). Pueden defender y ponerse del lado de cualquier cultura o religión, excepto la cristiana. Sí, sí, que ahora se lleva lo musulmán. Para ello, simplemente entienden o hacen como que entienden que no es lo mismo ser musulmán que machista. Oye, un logro, la verdad. Eso también lo entiendo yo: por si sirve de ejemplo mi ex novio con el que me llevo muy bien, es musulmán y fervoroso creyente y yo soy cristiana y feminista (luego pasaré a ese tema , otra mancha en mi expediente XD).

Como os decía, nadie concibe que para cambiar algo que tiene cosas buenas pero otras que deben ser cambiadas haya que ponerse a ello, desde dentro, es decir formar parte de la Iglesia, en mi caso y discutir desde ahí con cuanto sacerdote se me ponga delante y me hable de no usar preservativos en época de Sida o no aceptar a los homosexuales (cuando todos somos personas antes que cuerpos, iguales en identidad, humanos. Y el amor no se puede condenar, venga de donde venga).

 No, la gente prefiere quemarte en la hoguera. UY, qué curioso, si es justo de lo que acusan muchas veces a TODOS los cristianos, de ser “inquisidores”!! Por favor, un poquito de historia, que esas barbaridades no sólo ya no se hacen, sino que respondían a prácticas de determinadas épocas y eran el castigo no sólo para asuntos religiosos, sino para cualquier cuestión “legal”.

Pero claro, ahora ya no se mata…¿Ya no se mata en nombre de la legalidad? ¿Y los países con pena de muerte? Joder, tanto que dan por saco los que critican a la Iglesia, si te pones te pones! Que den por saco también con EEUU (nótese que no me importa la crítica a la Iglesia, al contrario, es necesario revisar cualquier estructura: Todo poder corrompe, como decía Bakunin) . Se asumen ciertas cosas y se defienden, se va de “informado” por la vida y luego no se actúa en consecuencia. Francamente, me molesta la gente cuando se pone en plan, “domino la política, voy a ser hipócrita”: Se ve que en casa se estudian: hay que decir que la Iglesia es mala, que pobres negritos, que qué malo es el capitalismo, etc.

Muy bien, pues voy a empezar por mí. Tú te crees que soy una anticuada, que estoy al servicio de la Iglesia:  que es una manipuladora, y no sé hasta dónde puede llegar tu imaginación. Pero lo cierto es que a la hora de la verdad, tu “soy hippie” no tiene nada que ver con mi “soy hippie” (después de esto mi currículum está para irse a la basura (feminista, cristiana, hippie… buh!): tú crees que ser hippie es irse de concierto, vivir entre la mierda porque sí, dejar botellas tiradas por todos los sitios y fumar hierba. Mi soy hippie es, me jodo mi tiempo libre para hacer algo que me llene más que rascarme las pelotas: ver quién me necesita, hacer las cosas porque creo en ellas y no porque se lleva o se deja de llevar, si hablo de ecologismo, y suelo hacerlo, es para ser consecuente y de mis manos ni un papelito tocará el suelo; paso de gastarme tanto dinero en mí y de modo consumista (sí, los conciertos alternativos, entran en la espiral consumista) y si lo hago, al menos asumo siempre que aunque el comunismo es un sistema que voluntariamente aceptado sería maravilloso, yo, por desgracia, a día de hoy creo que no soy capaz de vivir en él y, en vez de fumar hierba, que también es otro gasto innecesario y nada aporta a mi salud, me lo gasto en teléfono para organizar campañas de recogida de dinero para la protectora de animales o para un centro que hace actividades para chavales necesitados.

Pero bueno, cada uno como es. Sólo que, si yo no me meto contigo y dejo que seas “guay”, no me vengas de Ser Superior porque puede que algún día llegues a un espacio como este y veas todo lo que reprimo cuando me sueltas tus paridas, con tal de no herir sentimientos y encima parecer una creída. Aunque me lo ponéis tan a huevos…

No me vengas de enterado de los problemas del mundo si no piensas hacer nada por ellos.

¿Sabes? Yo no leo los periódicos, y tampoco veo la tele. La tele agilipolla. Y los periódicos, te dan opinión informada, para empezar. Pero no lo critico, lo malo es no saberlo. Los periódicos no los leo desde que descubrí que cada vez que leía una noticia me ponía a llorar y a pensar qué hacer y a la siguiente lo mismo: sólo sufría, me lanzaba a hacer mil planes y ninguno lo llevaba a cabo porque a nivel mundial es muy difícil hacer las cosas. Cambié de estrategia: hay que moverse a nivel personal. De tú a tú. Resolviendo los problemas de tu alrededor, cambiando la mentalidad, tanto la nuestra como la de la gente con la que hablamos a diario

En algún sitio leí que influimos en unas 300 personas al día. Y cuando lo leí las tecnologías de la “des-comunicación” no estaban todavía en su apogeo. ¿Sabéis la capacidad de influencia que puede tener una persona hoy en día? ¿Cuánta gente puede leer algo que se deje escrito en un blog como éste? Si toda esta capacidad se usara para bien, otro gallo nos cantara. Ojo, hoy me quejo porque ya he dicho que estoy que no me aguanto ni yo, pero espero que alguna persona pueda sacar algo en claro (de este post, sí, de los otros ya dije que no)

Ah! Había dicho que hablaría de mi feminismo, pues eso. Buscad en el diccionario “feminismo”: (Vaya, acabo de buscar y la primera acepción no me acaba de gustar porque puede inducir a error). Me quedo con la segunda, que es a la que me refería: 2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

Ya véis, no hay por qué alarmarse, jiji, SÓLO es igualdad (ironía). SÓLO es algo justo (y necesario, nuestro deber y salvación :P) nada de extremismos estúpidos e incoherentes: no quiero para las mujeres cosas que no quiero para los hombres: no quiero que las mujeres humillen a los hombres, ni los maltraten, ni los traten como simples objetos sexuales (qué ridículas me parecen las despedidas de solter@) ni nada de chorradas.

Pero parece ser que ni teniendo las cosas tan claras como las tengo es fácil moverse por el mundo, porque como habéis podido observar en esta entrada, estoy irónica estos días, y aunque no es algo común en mí (no todo el tiempo) me siento como una guerrera despiadada que no va permitir que nadie diga nada incoherente. Quiero estar bien, como hasta ahora: crítica pero sin faltar nunca a nadie al respeto. 

 

Interpretación de los sueños

Posted in Dama del fuego, Manías, Secretos with tags , , , , , , , , on 07/08/2009 by damadelfuego

Y aprovechando la incursión de Jekyll y que hoy tengo internet 😛 seguiré posteando.

Un día estaba hablando con una de mis mejores amigas acerca de mi deseo (lo siento, pero no siempre puedo escribir la palabra exacta, supongo que es una defensa de mi mente para evitar recordarla e intentar llevarla a cabo). Le contaba que había incluso soñado con ello, sin ser pesadilla, por supuesto. Y me habló de “morbo”. Decía que yo sentía morbo hacia la muerte.

Me gustaría saber más acerca de esto. Creo que tanto a mi parte buena — la natural, la que busca mi bienestar dando la mano a mi supervivencia — como a mi parte mala — aquella radical y simplista que no sabe encontrar otra solución  a mis problemas que la muerte — les interesaría… o puede que sólo a una de las dos partes, no sabría entonces decir a cuál 😥 

Si alguna persona con conocimientos de psicología o psiquiatría leyese esto y quiere escribir un comentario, o simplemente alguien que haya aprendido de la vida y que me pueda ayudar, se lo agradecería mucho.

Quizás pueda ayudar si relato algo, realmente íntimo, pero… en fín, lo voy a hacer porque quiero estar curada completamente.

Es lo mismo que le conté a mi amiga:

He soñado muchas veces con morir. Cuando era más pequeña el sueño era más directo y creo que ha sufrido una evolución hasta convertirse en el mismo sueño con el mismo significado para mí, pero de mayor y más sutil.

De pequeña soñaba con un monstruo, normalmente una especie de perro gigantesco, que me mordía el cuello y me hacía mucho daño al clavarme los dientes y succionar con demasiada fuerza la sangre (como cuando te hacen un análisis o te ponen una vacuna y no dejan que el ritmo de la sangre en la vena sea el adecuado: absorben demasiado o empujan el líquido en el interior de la vena). Algo así pero en el cuello. Doloroso, pero en el sueño me apetecía más dejarme caer en la inconsciencia que luchar para vivir (aventuro una posible huida del dolor y de la lucha, no sé).

Ese sentimiento de preferir la inconsciencia que te va ahogando poco a poco y te insensibiliza se ha repetido hasta ahora en sueños que no he llegado a recordar con exactitud.

Ahora cuando muero en un sueño, es de otra manera:

Suele ocurrir en los sueños en los que vuelo: para mucha gente volar en sueños es una sensación maravillosa y para mí también lo es. Se trata de una sensación de libertad y capacidad para hacer lo que uno quiera, embriagadora.

En mis sueños he ido perfeccionando la técnica y he conseguido predisponer mi ánimo para lograr soñar con volar. Sobra decir que me encanta.

En la mayoría de estos sueños sólo estoy yo y si aparece álguien más es con el papel de impedir que vuele (obstáculos en mi vida o proyectos) o como víctima de algún accidente y que debo salvar (rollo hadita curadora muy mágica ella, sorry si suena cursi).

Pero si no recuerdo mal, los sueños en los que muero no pertenecen a estos dos tipos. Estoy sola. Vuelo y me lo paso genial hasta que llego a algún sitio en el que hay una alberca, una balsa, una piscina o una charca. Siempre agua estancada, sucia, negra u oscura, aunque sea por la falta de luz del anochecer o de un cielo nublado. Entonces cojo velocidad y “vuelo” por dentro del agua. Me mojo en el agua asquerosa (porque siempre me da esa sensación) y vuelo dentro de ella. Para mí además de asco me produce la sensación de morir, pero no me invade la inconsciencia del todo, sino que se me queda la sensación de asco y la vista se mantiene intacta. Noto entonces una especie de lucha dentro de mí, una especie de conflicto de intereses o voluntades: una parte de mí quiere salir, pero la otra no quiere moverse: quiere dejar que el agua la acoja, la ensucie. Es una sensación fría en el sentido de que el agua me repele, pero noto el agua caliente, parada.

Otras veces me he parado después de volar. He renunciado a mi capacidad de volar permaneciendo más de lo que toca en el suelo y mirando la balsa. Cuanto más pequeña es, más asfixiante… más mortal. Puede que no haga falta sumergirme del todo ni nadar, sólo entrando a través de los escalones y mojándome hasta las rodillas ya es suficiente. Otras veces he nadado, negándome a salir. A veces es como un deseo sexual

Tanto eso como el mordisco en el cuello…

Va! Lo dejo porque me da mucho corte seguir.

Maneras de morir

Posted in Acerca del funcionamiento, Dama del fuego, Manías, Secretos, Suicidio with tags , , , on 07/08/2009 by damadelfuego

Cuando creé este blog se me pasó por la mente la idea de difundir maneras de suicidarse, así estructuradito y todo, en una tabla con sus ventajas y desventajas: muerte rápida, lenta, indolora, con tiempo determinado, sin tiempo específico para el “fin”, que dejase restos o sin ellos (cadáver bonito considerando el impacto visual de los familiares…), con posible intimidad o inevitablemente con testigos, fáciles de ejecutar para que sólo hagan falta unos segundos de valor y que luego el arrepentimiento no interrumpa el proceso, o al contrario, para los “falsos suicidas” maneras de llamar la atención realmente poco efectivas para el susodicho ya que se necesita de mucha decisión para llevarlas a cabo y tienen muchas posibilidades de “distracción” que nos alejen de la concentración, etc. Venenos, productos tóxicos y demás para concretar la causa de muerte que uno “desee”.

Pero he ahí la cuestión. El deseo. En mi caso le llamo “deseo prohibido” o “tentación prohibida”, ya que uno puede “dejarse caer” en tentaciones como saltarse una dieta, pero en esto no puedes dejar de hacer frente al deseo ni una sola vez… jeje, lógico.

En fín, que ahora la que está hablando es Jekyll, que se ha colado en el blog de Hyde (que se joda Hyde) e inevitablemente se ha puesto a trabajar para contrarrestar los actos de Hyde. Así que, en primer lugar voy a escribir algo que puede que luego mi versión oscura, Hyde, se salte: no voy a facilitar el listado tan preciado, aún sabiendo que cuando un@ se encuentra con la necesidad lo agradece, agradece conocer más acerca de su “deseo”.

Pero como soy un pelín mala, pues nada, voy a dejar de lado mi coherencia en este asunto (lo siento chavales) para otro momento: aquél en el que llegue Hyde con ganas de escribir y se encuentre con que se ha prohibido a sí misma escribir pistas al respecto.

Puede que así, con esta pequeña interferencia censora de Jekyll en el espacio propio de Hyde, Hyde resulte inofensiva pero quedándole la suficiente libertad para exteriorizar sus sentimientos y la parte más vergonzosa (o avergonzante, para que quede claro)  de mí misma.

Bienvenida y advertencia

Posted in Acerca del funcionamiento, Dama del fuego, Manías with tags on 02/08/2009 by damadelfuego

Advertencia:

Este blog no está hecho para que nadie aprenda de él, no es esa su finalidad. Si álguien es capaz de sacar algo en claro, perfecto, pero mi propósito es el de limpiar mi mente, sacar mi parte oscura, dejar libre a Miss Hyde. El enfoque puede resultar egocéntrico, seguramente así es, es parte del propósito. Se trata de crear un equilibrio, dado que mi blog “oficial” es el altruísta, el de Jekyll, la parte buena que busca la paz.

Y esa es mi forma de ser habitual, por eso es la parte oficial. Pero también es cierto que tengo pasiones oscuras y deseos destructores. Pensamientos horrendos que no siempre deben ocultarse.

Voy a dejar que campen a sus anchas por estas líneas esas lagunas putrefactas de mi ser. Se advierte que no pienso controlar las palabras con el fín de evitar herir a los lectores: el que lea este blog, que se atenga a las consecuencias, puede que la imagen que se proyecte de mí a través de estas líneas sea repulsiva y odiosa.

Tampoco es que ése sea su fín, se trataría más bien de poder tratar temas que me preocupan, con gente que me dé su opinión respetuosa y sincera, sin tener por qué ser amig@s mí@s, ya que a algun@s de ell@s les duele que yo pueda pensar en ciertas cosas.

Bienvenid@s seáis, pues, a la parte más oscura del bosque.