Cinismo, humor y malignidad

Posted in Dama del fuego, Secretos with tags , , , on 08/11/2010 by damadelfuego

Si quieren, llámenme maléfica. O pérfida, como gusten. En mi favor tan sólo diré que tengo el pragmatismo exacerbado, jajajajá!. Y es que me resulta francamente divertido ver que tambalean y caen aquellos que pasan por encima mío cuando, al hacerlo, me remuevo bajo sus pies. Qué le vamos a hacer, si yo no pongo las reglas del juego…? Ell@s las ponen… pero yo juego mejor! Muajajajajaaa!!

PD: Hoguera para quien no me quiera*.

 

*Vaaaaaale, no es así del toooooodo. Pero es que es tan bonito decirlooo…. ^^.

De vergüenza: instinto asesino reparador!

Posted in Dama del fuego, Mundo mejor with tags , , on 20/09/2010 by damadelfuego

Hoy he asesinado al que fue mi novio durante muuuuuchos años. Estaba cansada de que apareciese en mis sueños una y otra vez y por fín mi inconsciente me ha liberado de su presencia en el primer sueño reparador de hace semanas a través de un asesinato onírico. Jamás había pensado cómo sería verlo morir. Es cierto que estando despierta había fantaseado con mil torturas, venenos y otros atentados a cuál más cruel y lento para hacerle pagar los daños ocasionados, pero ésto ha sido diferente. Ha sido algo así como un “basta ya!” de mi inconsciente, un “o pasas página o pasas página” y parece que ha funcionado.

Ya tenía ganas de zanjar este tema pero siempre se cruzaba el tema sentimental, que suele complicar las cosas y hace que la gente te malinterprete cuando se lo cuentas: La causa del odio hacia esta persona no tenía que ver con que hubiése cortado con una relación de 8 años cuando dos meses atrás hablábamos de casarnos, tener una casa, una familia, blablabla. No. Imbécil de mí eso lo puedo entender. Si uno se enamora de otra persona, se enamora y punto. Lo que realmente duele es que te hagan perder la fe en el ser humano, no por ser mi pareja, sino por comprobar con tus propios ojos el nivel de crueldad al que álguien puede llegar con TODO el mundo, incluida la que por aquél entonces era su enamorada, que no su novia, jeje.

Te niegas a creer que álguien pueda estar bien de la cabeza y ser así de malo, por el placer de serlo y casi a sabiendas de que no es feliz (es que de hecho nadie puede ser feliz haciendo daño a los demás: insultar a la gente, a su nueva novia, a los amigos, a la FAMILIA, llegar a las manos con la novia, LA FAMILIA, incluso con algún NIÑO!! Por un subidón de orgullo DESPEDIR a gente de su trabajo!!!…)

A ver, a mí me cuesta creer que alguien pueda ser así y que encima me haga creer que siempre lo ha sido y yo en 8 años no lo he visto!! O soy imbécil perdida o tú antes no eras así. Y desde luego, si antes eras así, lo escondías y te quiero lejos.

Parece que es consensuado por la mayoría que este chico, haya sido como haya sido, ahora es cruel y malo. Así que me ha costado entender que pueda existir alguien malo, porque siempre creía que eran las circunstancias las que hacían actuar a una persona así, pero no. Tengo que hacer una excepción que como mínimo confirme la regla de que “todo el mundo es bueno” con este sujeto: HAY GENTE MALA. Me jode un montón porque esto cambia mi concepto del mundo y la fe que tenía en la Humanidad, pero parece que así es. Y la única manera de quedarme tranquila ha sido entender que no había nada que hacer. Que por la razón que sea, por las circunstancias o por su propia voluntad, esta persona es mala. Si alguna vez he sentido odio hacia alguien ha sido hacia él y me da una pena enorme, porque que te hagan eso, que a alguien superpacífico con tendencia  a perdonar lo imperdonable le hagan llegar a odiar es currárselo con muchas ganas. Así que en mi sueño me he deshecho de él clavándole un cuchillo en el corazón tras haber intentado en un forcejeo – que él había empezado para matarme –  en el que él ha intentado varias veces apuñalarme, convencerlo de que tenía que ser bueno y que yo era capaz de encontrar cosas buenas en él (infundadas, por cierto, y alimentadas más por mi deseo de encontrar bondad que por pruebas fehacientes).

Y nada, no deja de ser curioso que mi único sueño verdaderamente violento sea precisamente para alguien que casi todos los días soñaba que mataba a sus seres queridos cortándoles la cabeza con una catana.

Se acabó el fantasma.

Fin.

Sigo viva II

Posted in Amistad, Amor, Dama del fuego, Ideales with tags , , , , , on 11/08/2010 by damadelfuego

Este post no es un post en sí, es más bien cómo quedaron los propósitos que comentaba en “Sigo viva”.

Ya que los sufridos lectores de este blog habéis aguantado cómo iba avanzando a lo largo de este año esta mente turbulenta, me gustaría deciros que todas estas rayadas van dando sus frutos 🙂

En primer lugar he de admitir que estoy usando “bastón químico”, llamémosle así :S Peeeeeeeeero (jeje) sigue el avance y según los “pofesionales” estoy mejor todavía que mi récord anterior, con lo cual falta fortalecer para quitar el bastón y ya está (ojalá, ojalá!!). Lo que sí quiero es dar las gracias a la psiqui, que me hizo entender que, igual que no se puede chulear con la insulina cuando uno es diabético, tampoco puedes decir “soy invencible” si te pasa lo que a mí. Aleshores lo que hay que hacer es entrenarse mucho para algún día correr sin muleta. Por lo demás, pues estoy agradecida – qué queréis que os diga?- al médico (chapeau) que se le ocurrió la manera de evitar que gente como yo se despierte cada día en un infierno. Ahora puedo vivir y disfrutarlo, paradójicamente puedo ser yo y puedo hacer lo que mi piace, siendo muchas veces feliz. La gente que lo tiene de natural no sabe lo que es, deberían valorarlo muchísimo… En fín, es que me maravilla pensar que alguien pueda estar bien todo el tiempo sin tener a cada instante ganas de… HOLA!! Jajaja. Pues eso, que estoy bien y parece que por fín he encontrado lo que quería: esa sensación de cuando era pequeña de querer disfrutar de cada día como si fuese el último, de jugar a lo más divertido posible y perseguir mis sueños, sentir que existen esos sueños, que están en la cabeza esperando a que los hagas realidad!! Y sí, sigue habiendo problemas, pero no voy a dejar que me abrumen, cada vez vamos ganando más batallas 😉

Anda, qué vara os he dado hoy, eh?? 😄 Besos a tod@s.

PD: Soy una impresentable, pero haré acto de presencia poquito a poco 😉 Gracias por estar ahí.

Perdón

Posted in Dama del fuego, Manías, Secretos with tags , , , , , on 13/04/2010 by damadelfuego

(Respuesta al post anterior)

Los tres personajes tienen en común una parte de la que no están orgullosos, más o menos mala y que no les permite avanzar en sus historias personales hasta haberla aceptado o haberse perdonado. (Puesto que  la gente de su alrededor lo ha asumido pero ellos no).

Alguien me habló de esto, acerca de perdonarse, y me dijo también que se trata de hacer las cosas bien “hoy”, porque simplemente tienes el hoy. Luego éste será tu pasado. Y tu futuro lo construyes en el presente. Dejar de lado el pasado y ponerse a hacer las cosas bien es una buena manera de avanzar. De otro modo caemos en el inmovilismo y nos lamentamos, sin ponernos a actuar. ¿Lo has hecho mal? De acuerdo. Ahora, ponte a hacer las cosas bien y ya está.

Doy por sentado que se entiende que no da igual que hagas las cosas mal, pero que hay veces que ya no puedes hacer nada. Y desde luego, no se puede cambiar el pasado. Por eso una vez has hecho todo lo posible por arreglar lo que hayas hecho “mal”, sólo queda mirar hacia delante e intentar perdonarte, para que la culpa no te atormente. Hay veces que los jueces más duros somos nosotros mismos, así que mientras nosotros no nos perdonemos no nos sentimos “libres de pecado”.

Total, que todo este rollo viene a cuento porque es muy bonito decirlo pero no es tan fácil hacerlo y a mí me está costando un mundo 😄 porque me he dado cuenta de que estoy peleada conmigo misma, incluso puede que no llegue a aceptarme del todo :S. Así que, de momento la teoría la sé. Ahora hace falta ponerla en práctica… y parece que si ordenas tus ideas quizás así sea más fácil fortalecer este concepto. En fin…

PD: Me ha quedado un poco serio, pero está escrito a buenas y con ilu 🙂

¿En qué se parecen?

Posted in Dama del fuego on 10/04/2010 by damadelfuego

¿En qué se parecen?

Robert de Niro en "La misión"

Rodrigo Mendoza (Robert de Niro) en "La misión"

Edward Cullen en el laboratorio

Edward Cullen, de la saga "Crepúsculo", en el laboratorio

La princesa Fiona, de "Shrek", en su forma humana

La princesa Fiona, de "Shrek", en su forma humana

Aparte de ser personajes de ficción, ¿qué tienen en común?

Sigo viva

Posted in Dama del fuego, Ideales, Manías, Suicidio with tags , , , , , , , , , , on 16/03/2010 by damadelfuego

Me gustaría poder contar otra cosa, pero lo cierto es que estoy tristísima, malhumorada y que no tengo mucho que aportar. Llevo varios días por los suelos y encima las personas que más se preocupan por mí son las que peor lo pasan, con lo cual tampoco es que me sienta muy bien 😦

Estoy intentando aguantar hasta finales de abril para ver qué me dice la médica. No espero grandes sorpresas, sólo pediría que me dijese que en poco tiempo volveré a estar bien. Es verdaderamente frustrante. Me está costando un esfuerzo enorme mantenerme en contacto con la gente, porque, si soy sincera, no me apetece hablar con nadie. Intento darle la espalda al malestar, ilusionarme con cosas nuevas, pero para qué nos vamos a engañar? Estoy derrotista y me doy asco a mí misma.

El otro día me pasó algo que me hundió. Fue la cosa más tonta del mundo (vamos a ver si analizándolo lo consigo ver de otro modo menos penoso):

Charlaba con un amigo y él intentaba darme consejos para que me sintiese bien. Me decía, a ver, deja de pensar en (una cosa) y piensa en tí, piensa en tu vida: ¿Qué te apetece hacer?

-¿Cómo que qué me apetece hacer? No sé.

-Sí mujer, ¿qué te gustaría hacer?

-Es que no lo sé. Realmente no sé qué me gusta hacer ya que hace tiempo que no elijo qué quiero hacer. Me apetece hacer lo que “tengo que hacer”.

-Coño! ¿Quieres dejar de pensar en los demás?

-No sé.

-Pues ya sabes. Averígualo: ¿Qué te gustaría hacer?

Recuerdo que una vez salí de una película en el cine. Llevábamos 10 minutos viéndola y yo había tenido suficiente. La había elegido el grupo, la mayoría. Yo no había votado por esa. No obstante la intenté ver con ganas pero mi estómago estaba sensible ese día.

La cuestión es que éramos un grupo grande y yo me había sentado junto a un chico que también se estaba poniendo verde, teníamos el estómago del revés.

Así que por alguna extraña razón se juntaron los planetas. ¿Nos vamos?, nos dijimos. Y así hicimos. El resto del grupo se quedó un poco pillado cuando se lo dijimos, pero era bastante comprensible. Lo mejor quizás fuese que ese día no me importó hacer lo que me apetecía.

En la sala de al lado estaban proyectando una peli juvenil de fantasía. Le explicamos al chico de las entradas y no puso pegas. Así que entramos, vimos la peli y sentimos que había sido una decisión acertada.

Al salir el grupo tenía la cara descompuesta y estaban histéricos de los sustos de la peli. Este chico y yo estábamos en armonía con el universo y experimentando la ansiada paz. De manera que nos pusimos a charlar con los otros y ver qué tal les había ido y contamos nuestra historia. Al final comprobé que todo el miedo que había tenido de hacer algo que pudiese molestar al grupo, en realidad no tenía por qué ser, cuando haces las cosas por una razón y con el respeto a los demás.

Ese día experimenté una sensación que no había sentido en muchísimo tiempo: la libertad.

El haber elegido lo que “a mí” me apetecía, el haber escuchado por una vez lo que el ánimo me pedía me hizo sentir tremendamente feliz y a la vez triste de haber visto durante cuánto tiempo me había postrado a la voluntad de una persona. (Estúpida yo).

Así que desde ese momento he intentado saber qué cosas quería hacer, incluso llegué a empezar una lista con cosas como: quiero terminar la carrera, quiero aprender inglés, quiero encontrar un trabajo, etc.

Pero a la hora de la verdad siento vergüenza ante mí misma de escribir en esa lista cosas que no sean “de provecho”, sino que tengan que ver con el ocio, ya que siempre acabo considerándolas supérfluas y ridículas. Incluso cuando fantaseo con el hecho de hacer otra carrera, de empezar desde cero, aplasto mis sueños poniendo algo más razonable encima.

Me pregunto si algún día seré capaz de enfrentarme a mí misma y arriesgarlo todo para conseguir hacer lo que de verdad me gusta. Si tendré el valor de decir “esto quiero y no me importan los demás”, como el día de la película.

Me siento patética.

Situaciones absurdas

Posted in Dama del fuego, Secretos with tags , , , , , , , , , , on 22/02/2010 by damadelfuego

Entraba al edificio y el olor le recordaba a aquellas tardes en el colegio, después de las clases, cuando, hacía 15 años, iba a aprender inglés. El olor de la lejía, la frialdad del ambiente, la vida que se adivinaba dentro de las aulas, niños que hacían actividades extraescolares, que tenían ganas de saber más, como ella…

Cuántas horas esperando al coche que vendría a por ella.

Sentada en un banco veía pasar a los niños que salían de las clases hasta que, por fín, sus padres venían y la llevaban al gimnasio o a casa. Sí, las esperas no le gustaban nada, aunque a penas eran 5 ó 10 minutos, pero las clases le encantaban, y había niños de su edad!!

El olor de la lejía le recordaba a aquello: las esperas y los amigos. Los tiempos de su niñez. De una forma extraña era feliz aquellas tardes lluviosas.

Ahora, a muchos kilómetros de allí, atravesaba los pasillos y el patio en dirección, de nuevo, a la clase de inglés. Llena de ilusión. Aquello se parecía mucho a su infancia.

Sin embargo, después de subir las escaleras, tenía que atravesar aquella puerta. Aquellas malditas puertas blindadas, capaces de resistir los golpes por el empuje del viento.

Eran resistentes. Hacían un ruido terrible al chocar, pero no se rompían: su ventanita redonda tenía el cristal atravesado por una rejilla, blindado.

No se rompían.

Tampoco dejaban pasar el viento, aquellas pesadas puertas.  Ni el ruido.

Aquellas malditas puertas no dejaban pasar el ruido. No importaba que el viento rugiese o que los críos gritasen, no se oía nada a través de ellas: ni los gritos, ni las risas, ni las carcajadas, ni las bromas, ni las mofas, ni los piropos, ni las frases atrevidas, ni las confabulaciones, ni los gritos, ni los gritos pidiendo ayuda, ni las amenazas siniestramente divertidas, ni las réplicas que argumentaban a esas amenazas, ni los pensamientos que siempre concluían que aquello era absurdo, ni los gritos pidiendo auxilio…

Joder, con las malditas puertas!! ¿Por qué las tuvieron que colocar también en el instituto de aquí? ¿O acaso en todos los institutos???

Exactamente iguales. Pintadas del mismo color, gris. Gris feo, gris sucio. Gris inhumano. Gris imbécil: que se calla y silencia.

No dejaban pasar el ruido. Ni los gritos. Ni el fuerte viento. Ni la ayuda. Nada.

Como si fuese una membrana ligada al espacio-tiempo, empuja la puerta y la atraviesa. Se enfrenta y gana, pero se siente derrotada: su sangre ahora está unos grados más fría. ¿O será la corriente? No importa, sólo es una puerta.

El pasillo la reconforta. Entra a clase un poco más triste.